Los eurodiputados denuncian el daño que la miel importada, que esté adulterada, genera sobre el sector apícola comunitario. Por este motivo, solicitan:

– Una revisión del Reglamento sobre normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal en relación con las instalaciones que procesan miel importada.

– El uso de nuevos métodos de detección de productos adulterados.

– Mejores normas en materia de trazabilidad y etiquetado en el mercado comunitario.

La Comisión Europea tiene seis semanas para responder a los eurodiputados.