10/2/2012

Nota de la FAO

Biogás: una opción para diversificar la matriz energética y generar abonos naturales a partir de desechos orgánicos

La utilización del biogás como fuente de energía renovable ha despertado un gran interés en los últimos años debido a su fácil implementación, sobre todo en sectores rurales, señaló hoy la FAO.

El biogás es una mezcla de gases compuesta principalmente por metano y dióxido de carbono, el cual se produce gracias a la fermentación de materia orgánica por la acción de un grupo de microorganismos. El proceso también puede generar biofertilizante, lo que lo hace una forma atractiva de generar energía y abono a partir de desechos orgánicos como los que produce la agricultura.

Para fomentar su aplicación en América Latina y el Caribe, la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura, FAO, ha lanzado en Chile el “Manual del Biogás”, junto con el Ministerio de Energía de Chile y el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo, PNUD.

“Estamos seguros que esta tecnología puede ser una gran aporte para los agricultores de América Latina y el Caribe, ya que todos los esfuerzos que apunten hacia la sustentabilidad y la generación de energías renovables son fundamentales para el desarrollo de la actividad agrícola”, aseguró Alan Bojanic, Oficial a cargo de la Oficina Regional de la FAO.

El Subsecretario de Energía de Chile, Sergio del Campo, señaló durante el lanzamiento que, “el Presidente Piñera ha hecho un compromiso para acelerar y aumentar el uso de energías renovables no convencionales y de sistemas de transmisión que aseguren el uso de estas energías. Sin duda, este libro contribuye a esta carta de navegación y por eso hay que hacerlo llegar a distintos sectores de la población”, comentó.


Ventajas del uso y generación de biogás

Desde una perspectiva de los países desarrollados y en desarrollo, el uso de fuentes de energía no convencionales contribuye a cumplir tres necesidades básicas: mejorar las condiciones sanitarias mediante el control de los desechos orgánicos; generar energías renovables; y suministrar bio-fertilizante para los cultivos.

El manejo adecuado de residuos provenientes de la actividad agropecuaria puede contribuir significativamente a la producción y conversión de desechos animales y vegetales en distintas formas de energía, que se pueden utilizar para la generación de electricidad, calefacción y para la cocina, entre otros.

El correcto manejo de los residuos orgánicos se logra a través de diferentes tratamientos que implican un reciclaje de estas materias orgánicas, transformándolas en productos con valor agregado, como los abonos naturales.

El reciclaje de materia orgánica ha recibido un fuerte impulso en los últimos años, debido al alto costo de los fertilizantes químicos y de la energía, lo que ha llevado a buscar alternativas no tradicionales. Métodos como el biogás también tienen una importancia fundamental para generar vías de descontaminación y eliminación de residuos.


M�s informaci�n sobre energias renovables



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.