29/9/2011

Nota de FUVAMA

La falta de plantas para biomasa frena el impulso de los cultivos bioenergéticos en el campo valenciano

Un estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), realizado por los expertos Enrique Moltó y Patricia Chueca, asegura que los cultivos leñosos y herbá­ceos destinados a la producción de biomasa no acaban de despegar en la Comunitat Valenciana. La ausencia de una red de plantas industriales que transformen el material vegetal en este tipo de energía está frenando las inversiones de los agricultores. Esta es una de las conclusiones extraídas de la jornada ‘Alternativas de cultivo frente a la crisis de rentabilidad’ que organiza hoy en Valencia la Fundación Agricultura y Medio Ambiente de la Comunidad Valenciana (FUVAMA).

El proyecto de investigación del IVIA advierte de los distintos precios que se aplican actualmente en función del destino final del cultivo bioenergético (bioetanol, biomasa, pelets, etc.) o forestal (industria maderera), así como de los elevados costes de plantación, riego y recolección debido a la moderna e incipiente mecanización que requiere el cultivo. El presidente de FUVAMA, Celestino Recatalá, afirma que “los bioenergéticos son alternativas de cultivo que hay que tener en cuenta pero es necesario un mayor esfuerzo en inves­tigación para desatascar al sector del círculo vicioso en el que se encuentra”.

Así, en un mundo cada vez más sensibilizado con el respeto al medio ambiente y un sector agrario castigado por una dramática crisis de rentabilidad “cualquier iniciativa en esta dirección será bien recibida en el campo”. Recatalá incide en que estas alternativas pueden contribuir a diversificar los ingresos y combatir la contaminación, como por ejemplo en la retirada y tratamiento de la paja del arroz que en las últimas campañas, tras pudrirse en los campos, ha causado un desastre ecológico en L’Albufera.

Por otra parte, la jornada de FUVAMA también sirvió para analizar la situación del granado. El aumento de la demanda mundial convierte a esta fruta hasta ahora marginal en la Comunitat Valenciana en el cultivo con mayo­res expectativas de crecimiento. Según el investigador del IVIA Julián Bartual, la superficie de cultivo en la Comunitat puede llegar a crecer un 10-15% en un par de años, aunque las estimaciones a nivel nacional son mucho mayores al situarse en un incremento de hasta el 70-80% en los próximos cinco años.

Actualmente, en la Comunidad Valenciana hay plantadas unas 3.000 hectáreas de granado, que producen unas 40.000 toneladas, lo que representa el 89% de la superficie y el 92% de la producción nacional. Este cultivo está especialmente implantado en el sur de Alicante, debido a su fácil adaptación a las condiciones agroclimáticas de la zona: veranos cálidos, suelos calcáreos y aguas salinas. Sin embargo, “el tirón de las exportaciones a los mercados inter­nacionales y los precios dignos alcanzados en las últimas campañas están animando a nume­rosos agricultores a plantar en el resto de la Comunitat Valenciana ya que, ante la falta de renta de los cultivos tradicionales, buscan alternativas rentables con las que diversificar la oferta y abrir nuevos nichos de mercado menos satu­rados”, en palabras de Recatalá.


M�s informaci�n sobre energias renovables



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.