27/9/2011

Nota de la FAO

Dar más poder a las mujeres para promover la seguridad alimentaria

Las mujeres juegan un rol especial en garantizar que los ingresos de los hogares se gasten en alimentos, lo que las convierte en actores claves para promover una mejor nutrición y seguridad alimentaria en las familias pobres, señaló José Graziano da Silva, el Representante Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en Nueva York.

“Las mujeres garantizan que el slogan la comida primero no sea un concepto vacío”, dijo Graziano da Silva durante el evento Mujeres y Agricultura; una Conversación para mejorar la Seguridad Alimentaria Mundial, organizado por la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, el 19 de septiembre de 2011, en Nueva York, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Durante el diálogo, Graziano da Silva presentó su experiencia en el diseño e implementación del programa Hambre Cero de seguridad alimentaria en Brasil. Destacó la necesidad de suplementar los ingresos de las familias pobres a través de programas de transferencias de ingresos, para permitirles escapar de la trampa del hambre, señalando que estos programas también dinamizan las economías locales.

Según Graziano, esta es una forma de vincular las acciones de emergencia con las iniciativas de largo plazo: “No es verdad que primero hay que atender las situaciones de emergencia y luego enfocarse en los cambios estructurales: hay que enfrentar ambos al mismo tiempo”, enfatizó Graziano da Silva.

El Representante Regional de la FAO recordó que, inicialmente, la idea de canalizar las transferencias a través de las mujeres adultas en las familias beneficiarias de estos programas generó resistencia en varios sectores. Hoy, cerca del 90 % de las transferencias mensuales que se hace a más de 13 millones de familias que participan del programa Bolsa Familia (uno de los más importantes componentes de Hambre Cero) se entregan a mujeres mediante depósitos electrónicos.

Graziano también destacó que el concepto detrás de Hambre Cero estuvo basado en el programa de Cupones de Alimentos de los Estados Unidos: “No es necesario reinventar la rueda para hacer las cosas. Sólo copiar y adaptarlas”.

Durante la inauguración del evento, la Secretaria de Estado de EEUU señaló que las agricultoras tienen un menor acceso a recursos que los hombres. “Si todos los agricultores, mujeres y hombres, tuvieran acceso a los mismos recursos, podríamos incrementar la producción agrícola en 20 o 30 %. Eso alimentaría a 150 millones de personas adicionales cada año”, dijo Hillary Clinton.

La FAO, en su informe de 2010-2011 sobre El Estado de la Alimentación y la Agricultura, SOFA (por sus siglas en inglés), el cual se enfoca en las mujeres y la agricultura, presenta sus recomendaciones claves para cerrar la brecha de género en el acceso a la tierra, los mercados de trabajo rurales, los servicios financieros, el capital social y la tecnología.

Mujeres y Agricultura

También participaron del dialogo Mujeres y Agricultura; una Conversación para mejorar la Seguridad Alimentaria Mundial: Kathy Spahn, presidenta y CEO de Helen Keller International; Reema Nanavaty, directora de desarrollo económico y rural de la Asociación de Mujeres Autoempleadas; Paul Polman, CEO de Unilever; y el administrador de USAID, Raj Shah. El dialogo fue moderado por el columnista del New York Times, Nick Kristof. El ganador del Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus y el Director General de la FAO, Jacques Diouf, también asistieron al evento.


M�s informaci�n sobre mujer rural



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.