17/1/2011

Huertos caseros, una cuestión de género

Este artículo analiza un caso concreto de las relaciones de género en el uso de los recursos naturales: los huertos caseros en zonas rurales de la Península Ibérica. Considerando qué miembros del hogar están al cargo de los huertos, o las técnicas de manejo empleadas, así como la distribución del terreno o el destino de los productos cultivados, se ha establecido que el resultado final de los huertos refleja el comportamiento que se supone culturalmente correcto según el género en la sociedad.

En un intento de entender la importancia de las relaciones de género en el uso de los recursos naturales, varios autores han analizado el papel de las mujeres en los huertos domésticos. Debido a que muchos huertos son gestionados por varios miembros del hogar, es difícil identificar las diferencias de género en el manejo de los huertos. En este artículo utilizamos un enfoque innovador para analizar diferencias de género en las características y manejo de los huertos. Específicamente, utilizamos información sobre el predominio de diferentes miembros del hogar en el cuidado del huerto para clasificar los huertos como de hombres, de mujeres, o compartidos. Luego comparamos las características de estos tres tipos de huertos.

El estudio fue realizado en tres zonas rurales de montaña de la península Ibérica. Hallamos que las responsabilidades del manejo de los huertos son a menudo compartidas y que muchas características de los huertos varían según la distribución de las tareas. Los huertos manejados por hombres principalmente son más grandes, más alejados de la casa, y tienen una mejor exposición que los gestionados por mujeres. El género también influye en el predominio de técnicas de manejo; la fertilización orgánica y los métodos tradicionales de control de plagas predominan en los huertos de mujeres. También hallamos diferencias en el destino de los productos del huerto: las mujeres favorecen el consumo en el hogar en vez de la venta o el regalo.

Por último, los huertos manejados principalmente por mujeres tienen una mayor diversidad de usos de especies y una mayor diversidad de especies por unidad de área. Esto puede ser debido al papel social de las mujeres. Por ejemplo las mujeres son las encargadas de la salud de la familia por lo que en sus huertos hay más plantas medicinales y por tanto más diversidad. Por tanto, las normas que determinan el comportamiento culturalmente correcto para hombres y mujeres ayudan a explicar las diferencias en las características, la composición, y la estructura de los huertos familiares.


Referencias
"Gendered Homegardens: A Study in Three Mountain Areas of the Iberian Peninsula". Reyes-Garcia, Victoria; Vila, Sara; Aceituno-Mata, Laura; Calvet-Mir, Laura; Garnatje, Teresa; Jesch, Alexandra; Jose Lastra, Juan; Parada, Montserrat; Rigat, Montserrat; Valles, Joan; Pardo-de-Santayana, Manuel. ECONOMIC BOTANY, 64 (3): 235-247 SEP 2010.

Victoria Reyes-García
Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA)
Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA)
victoria.reyes@uab.cat

M�s informaci�n sobre mujer rural



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.