18/10/2010

Nota de la Fundación ANTAMA

Los cultivos transgénicos, una herramienta contrastada que ayuda a producir más alimentos de forma más sostenible

Más de 14 millones de agricultores de todo el mundo cultivaron transgénicos en 2009. El 90 por ciento de estos, 13 millones de agricultores, se encontraban en países en vías de desarrollo y eran pequeños agricultores con escasos recursos.

En el Día Mundial de la Alimentación es importante recordar que desde que en 1996 se aprobaran los primeros cultivos transgénicos la superficie sembrada con estas variedades ha crecido imparable hasta superar los 134 millones de hectáreas en 2009. Un total de 14 millones de agricultores confían en esta nueva tecnología, de los cuales 13 millones, el 90 por ciento, son pequeños agricultores con escasos recursos que se encuentran en países en vía de desarrollo donde esta tecnología es ya una realidad . Gracias a estas variedades pudieron incrementar su producción, reducir el uso de insecticidas, optimizar el uso de fertilizantes y disminuir las emisiones de CO2. La mayor eficiencia de estos cultivos ha permitido precios más asequibles para los sectores menos favorecidos de las áreas periurbanas. Una tecnología que está permitiendo que la agricultura sea una opción cada vez más rentable en los países menos desarrollados.

Según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y alimentación (FAO) la población mundial alcanzará los 9.000 millones en 2050, una situación que demandará un incremento en la producción agrícola del 70% para poder alimentar a todas las personas. Estas estimaciones, junto a la limitación de la superficie de cultivo que no debe aumentar más de una 4 por ciento, obliga a producir más alimentos en la misma superficie con igual o menor impacto ambiental. En este reto la biotecnología agraria desempeña un papel clave al que no debe renunciar ni debemos frenar.

LOS CULTIVOS TRANSGÉNICOS EN EL MUNDO

En el año 2009 Estados Unidos se situó a la cabeza mundial en cultivos transgénicos con 64,0 millones de hectáreas cultivadas. Le siguió Brasil (21,4 millones de hectáreas), Argentina (21,3 millones de hectáreas), India (8,4 millones de hectáreas), y Canadá (8,2 millones de hectáreas). Por su parte, la Unión Europea continúa en el vagón de cola en la apuesta por los transgénicos con solo seis países que sembraron 94.750 hectáreas el pasado año, una superficie inferior a la sembrada con algodón transgénico durante 2010 en Burkina Faso.

El caso español destaca en el marco comunitario ya que se consolida año tras años como la vanguardia europea, al cultivar en 2009 el 80 por ciento de todo el maíz transgénico de la Unión Europea. Casi el 22 por ciento del maíz sembrado en España está modificado genéticamente, prueba de la confianza del agricultor, que apuesta por esta semilla en aquellas zonas donde esta tecnología es necesaria y donde está beneficiando a los maíces convencionales reduciendo la presión de las plagas de taladros.

Y mientras el número de hectáreas crecen imparables la sociedad empieza a ver los beneficios de esta tecnología. Las últimas encuestas de la propia Comisión Europea demuestran que la sociedad europea no rechaza los transgénicos: tres de cada cuatro europeos cree que la Unión Europea debería facilitar el acceso por parte de los agricultores a esta tecnología para que puedan aprovecharse de sus beneficios, tal como recoge el Eurobarómetro 2010.

El International Service for the Acquisition of Agri-Biotech (ISAAA) espera que el número de agricultores que cultiven transgénicos a nivel mundial alcance en 2015 los 20 millones, estando así presentes en más de 40 países y sembrando más de 200 millones de hectáreas.


M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.