9/3/2009

Nota de COAG

COAG considera que el nuevo Real Decreto es un avance necesario pero no suficiente para conseguir la titularidad compartida de forma efectiva

Conviene aclarar que el nuevo Real Decreto es sólo una primera medida de promoción y desarrollo de la titularidad compartida en las explotaciones agrarias, medida que más adelante tendrá que ir acompañada de otras que harán imprescindible la modificación y promulgación de leyes civiles, mercantiles, fiscales, de derecho notarial, registral y laboral, cuya elaboración exigirá un estudio más detallado y ambicioso.

El Área de la Mujer de COAG considera que el nuevo Real Decreto sobre Titularidad Compartida, que el Consejo de Ministros pretende aprobar hoy, es un avance necesario pero no suficiente para conseguir de forma efectiva la titularidad compartida de las explotaciones agrarias. En este sentido conviene aclarar que el nuevo Real Decreto es sólo una primera medida de promoción y desarrollo de la titularidad compartida en las explotaciones, medida que más adelante tendrá que ir acompañada de otras que harán imprescindible la promulgación de leyes civiles, mercantiles, fiscales, de derecho notarial, registral y laboral, cuya elaboración exigirá un estudio más detallado y ambicioso. “Si no es así, se corre el riesgo de que el R.D. se quede en una mera declaración de intenciones y un simple registro administrativo donde la mujer no va a poder gestionar con independencia la explotación más allá de la recepción del porcentaje de ayudas de la PAC que le corresponda”, ha apuntado Belén Verdugo, responsable estatal del Área de la Mujer de COAG y miembro de COAG-Castilla y León.

Desde el Área de la Mujer de COAG se ha solicitado al MARM que se cree una comisión permanente o grupo de trabajo con las organizaciones profesionales involucradas, para estudiar y concretar el desarrollo normativo de la titularidad compartida con el objetivo de conseguir en un futuro no muy lejano la igualdad efectiva entre los hombres y mujeres del campo, cotitulares de una explotación. “Esperamos que este primer paso no sea suficiente para el Gobierno ya que no se puede publicitar esta norma como la consecución final y verdadera de la Titularidad Compartida”, ha adelantado Verdugo.

Tal y como advierte el Consejo de Estado en su dictamen, esta norma sólo pretende un alcance registral de las mujeres que trabajan y son titulares junto con sus parejas de una explotación a efectos de ayudas, pagos, derechos de producción, primas, cuotas u otras medidas de efecto equivalente que correspondan al titular.
Para fomentar las inscripciones en ese registro, deberían precisarse los incentivos que fomenten ese reconocimiento “oficial” de que la mujer como cotitular de la explotación agraria, algo que por el momento no aparece en el R.D.

El Área de la mujer de COAG-Castilla y León considera que en la práctica la titularidad compartida se vislumbra a día de hoy como un camino largo en el que tenemos que ser muy constantes. Los verdaderos efectos y la práctica real de la titularidad compartida en una explotación aún quedan lejos, y el registro administrativo que se cree a partir de ahora comenzará a trabajar en la visibilización de la mujer y en un reconocimiento más bien social, pero no dará a las mujeres todos los derechos alrededor de su trabajo como productoras de alimentos en una explotación.


M�s informaci�n sobre mujer rural



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.