17/2/2009

AMFAR: La cotitularidad: Una ambición de difícil aplicación

Rosa Pruna. Presidenta ASAJA Barcelona. AMFAR Cataluña

Desde AMFAR Cataluña con la visión de mujer, empresaria ganadera y expresidenta de las agricultoras de Europa, lo primero es dar la bienvenida cuando hay una Ley normativa o Decreto que favorezca la igualdad siempre es bienvenida, que es decir reconocer igual trabajo. Pero lamentablemente no creo que este proyecto de Real Decreto sea de gran utilidad y que tenga efectividad a corto plazo, que es lo que tendría que ser, pues a largo plazo las futuras agricultoras tienen otras aspiraciones que en nada se pueden comparar, con las que ahora se tendrían que beneficiar, mujeres con más de 55 años que nunca han cotizado, pero si han trabajado con ilusión de su profesión o por obligación que de todo hay, mujeres que gozan de un gran respeto dentro de la familia, pero que en realidad se queda en eso, estimación pero a la jubilación seguir trabajando como ocurre en el campo porque la pensión no llega ni por uno y menos por dos.

Pero creo que lo primero que tendríamos que analizar es cuales son los beneficios y dificultades cuando se aplique a la realidad de los cónyuges en la explotación. Qué pasos se tendrán que hacer para que sea legal con todos los derechos y obligaciones delante de las administraciones, la palabra cotitular queda muy bien, pero antes se tendrían que medir todas las dificultades que se van a encontrar: los derechos de cuotas, derechos de primas de pago único, etc. las reticencias de algún titular por miedo a separación y perder lo que a su entender era suyo. Esto ya ha pasado en algún otro país de la Unión Europea. Desde 1986 que España entró de pleno derecho a la Unión Europea las mujeres agricultoras han dado un paso de gigante en obtener leyes que han cambiado para bien en temas tan importantes como poder acceder a la formación, poder cotizar a la seguridad social, poder votar en las elecciones a cámaras agrarias. Estas tres cosas solo podían ser si eras titular de explotación, pero además para mí lo más importante, poder crear tu propia empresa, formar parte de la empresa SAT o cooperativa con tu conjugue e hijos, todo esto ya se alcanzó con la Directiva 86/613 que cada país ha puesto en funcionamiento a partir de 1.990 pues no era vinculante y no ha funcionado por igual, pues España aun queda pendiente la sustitución en caso de maternidad o enfermedad o vacaciones, que se pueda acceder a estos servicios como funcionan en la mayoría de países y España los fondos del PDR los contempla pero no los aplica.

Pero cabe preguntarse ¿porqué en el 2009 aun estamos hablando de la invisibilidad de las mujeres agricultoras? Si están las leyes que puedes cotizar en la seguridad social sin ser titular, puedes montar tu empresa o formar parte de ella, ¿porqué siguen tantas mujeres siendo invisibles?, la respuesta es bien clara, las leyes ayudan pero no tanto, lo importante de un país es el cambio de mentalidad delante de estas situaciones, la información y la buena predisposición, pero un factor crucial en el sector es la falta de rentas para poder cotizar y siempre ha quedado sin cotizar la mujer. Es por este motivo lo que lleva hoy a hacer este artículo, desde AMFAR Cataluña y aun presidenta de las agricultoras europeas teniendo el conocimiento de lo que acaecía en cada país de la UE recogiendo las partes positivas de cada situación, la conclusión fue las mujeres agricultoras para tener todos los reconocimientos dejar de ser invisible era formar parte de la sociedad SAT o cooperativa familiar, así empezamos a divulgar lo que era mejor para nuestras explotaciones y los que en ella trabajan y colaboran y, hoy podemos decir que en Cataluña la gran mayoría del sector agrícola y ganadero funciona como sociedad limitada, SAT o cooperativa así se ha logrado que en caso de viudedad, divorcio o separación tener legalmente reconocido un trabajo y en igualdad de condiciones con la satisfacción de ser empresa, sin grandes cambios de Decretos y leyes la mujer ya tiene lo que le pertenece pues en Cataluña la mujer aun lo tenia peor por el tema de la separación de bienes que solo gozaba del usufructo que era malo para las dos partes, para la viuda y el heredero, que sin el consentimiento mutuo, ninguno podía disponer nada.

Desde AMFAR Cataluña creemos que no podemos volver la vista atrás, estamos en el siglo XXI y lo que se debe hacer es utilizar bien y mejor lo que tenemos y, si de verdad quiere ayudar a la mujer agricultora, la mejor manera es dotarla de mejores servicios: sustitución, guarderías, internet, ayudas para montar estos servicios, rebajar impuestos, fomentar el acceso a la seguridad social con incentivos, ya lo contempla el Ministerio de Trabajo, pero alargando más los plazos.

Pero de todas estas medidas de poco servirán si desde el Ministerio no hay una apuesta firme para el sector agrario en general, pues la mujer igual que el hombre lo que cuenta son los resultados del trabajo y el esfuerzo de nuestras producciones sin unas rentas dignas no hay leyes ni decretos que valgan para el futuro del sector.

Barcelona, 16 de febrero de 2009


M�s informaci�n sobre mujer rural



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.