24/1/2008

Nota del Gobierno de Navarra

El Gobierno de Navarra apoya el impulso de los biocombustibles 2G para alcanzar los objetivos de Europa en energías renovables

En la inauguración del congreso ‘Biofuel2g’, el consejero Roig destaca que el centro tecnológico de Aoiz será un proyecto de referencia internacional

Miércoles, 23 de enero de 2008. El consejero de Innovación, Empresa y Empleo, José María Roig Aldasoro, ha inaugurado esta mañana en Pamplona el Congreso Internacional de Biocarburantes de Segunda Generación ‘Biofuel2g’, organizado por el Gobierno de Navarra, que se celebra durante hoy y mañana en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Navarra-Baluarte. En el acto han participado el también director general del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), Enrique Jiménez; y la directora de la Agencia Navarra de Innovación (ANAIN), Belén Goñi.

En su intervención, el consejero Roig ha destacado la importante contribución que la Comunidad Foral va a tener en el desarrollo de los combustibles de segunda generación. Así, José María Roig ha explicado que el Gobierno de Navarra va a firmar en las próximas semanas un convenio con el Estado para construir en la localidad de Aoiz una Instalación Científica y Tecnológica Singular (ICTS) de biocombustibles de segunda generación. Roig ha avanzado que se trata de un centro tecnológico de alto nivel “con el que Navarra quiere situarse nuevamente como referencia internacional en materia de energías renovables”. José María Roig ha indicado que el objetivo es que se trate de una instalación preindustiral integral pero flexible, que utilice diferentes recursos residuales forestales y herbáceos. La primera fase de funcionamiento se centraría en la transformación, y en un segundo momento se experimentaría con diferentes residuos, tanto en la línea bioquímica como en la línea termoquímica, de forma que se integren todas las posibilidades científicas.

En cuanto a los biocombustibles de segunda generación, Roig ha destacado que aumentan el rango de las materias primas, ya que entran en juego materias no destinadas al consumo humano, de gran valor estratégico, y cuya contaminación es menor. Esto los diferencia de los biocombustibles de primera generación, que compiten con la producción alimentaria y originan un alza en los precios de los alimentos.

Por su parte, el director general del IDAE, Enrique Jiménez, ha indicado que Navarra es una Comunidad que apuesta claramente por las energías renovables, con una posición de liderazgo en el panorama español y en el impulso a los biocarburantes, que para la UE siguen siendo a largo plazo la única alternativa al petróleo. Jiménez ha destacado también que el inicio del Congreso coincide con la presentación que hoy realiza la Comisión Europea de un paquete de medidas normativas sobre Energía y Cambio Climático.

En el Congreso intervienen 22 personas expertas nacionales e internacionales en biocombustibles, procedentes de diez países, y está prevista la asistencia de más de doscientos profesionales de este ámbito. De esta forma, Navarra como líder en el sector de energías renovables, en particular de los biocarburantes, se convierte en centro de reflexión, debate y exposición de diversas directrices y casos prácticos en materia de I+D+i en biocombustibles, y más concretamente en biocarburantes (biocombustibles para transporte) de segunda generación, obtenidos a partir de residuos y materiales lignocelulósicos.

El programa del Congreso se centra en dos jornadas de trabajo divididas en varias sesiones, una inicial para informar de la situación actual de los biocombustibles y, a continuación, se abordará la disponibilidad de recursos y las tecnologías de producción para la obtención de biocarburantes de segunda generación. El Congreso concluirá con las aplicaciones e impacto de los biocarburantes en el sector de la automoción.

El objetivo general del Congreso es establecer un foro para la reflexión, el debate y la exposición por parte de personas expertas internacionales y nacionales de diversas directrices y casos prácticos en materia de I+D+i en biocombustibles, y más concretamente en biocarburantes (biocombustibles para transporte) de segunda generación, es decir, los obtenidos a partir de residuos y materiales lignocelulósicos. Los objetivos específicos del Congreso son la presentación de la situación actual de los biocombustibles a nivel mundial, exponer las tendencias mundiales sobre su producción, analizar las experiencias de I+D+i en biocarburantes de segunda generación, y analizar el impacto de los biocombustibles en diferentes sectores y, especialmente, en el sector de la automoción. De esta forma, la realización de este Congreso supone una clara apuesta por la innovación, el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

La organización de este congreso, promovido por el Gobierno de Navarra a través de ANAIN (Agencia Navarra de Innovación), se enmarca en el Programa “Euroinnva Navarra”, incluido en el Programa de Acciones Innovadoras del FEDER 2000-2006. La asesoría científico-técnica de este Congreso ha sido realizada por CENER (Centro Nacional de Energías Renovables).

El sector del transporte depende del petróleo en un 98%

En la actualidad, existe un incremento del consumo energético a nivel mundial y de la dependencia energética exterior. En concreto, la dependencia de la UE del petróleo importado en el año 2006 era del 80%, y está previsto que para el año 2030 sea del 94%. En 47% de los productos petrolíferos consumidos en la UE en 2006 estuvieron destinados al sector del transporte, y un 8% a la aviación. En este sentido, cabe indicar que la dependencia del petróleo del sector del transporte es del un 98%.

Además, existe un incremento de las emisiones de gases de efectos invernadero (GEI): el CO2 constituye aproximadamente el 95% de las emisiones de GEI, y el sector del transporte es la principal fuente de emisiones de GEI. En este sentido, cabe destacar que el empleo de biocarburantes en el sector del transporte puede contribuir a reducir la dependencia energética exterior, reducir las emisiones de GEI y al desarrollo económico del sector agrícola y forestal.
Los biocarburantes de segunda generación permiten incrementar el rango de materias primas, ya que el uso de material lignocelulósico y residual no compite con el mercado alimentario; y mejoran el balance de emisiones de GEI, con estimaciones que alcanzan reducciones del orden del 80-90% de CO2, equivalentes respecto a los carburantes fósiles convencionales. Además, la eficiencia energética, derivada de la integración del uso de energías renovables mediante el uso integral de la biomasa, permite obtener balances energéticos que minimizan la tasa de consumo de energía fósil por unidad de bioenergía producida. Asimismo, permite la integración en procesos de biorefinería con producción de otros productos químicos de alto valor añadido.

¿Qué son los biocarburantes de segunda generación?

El término biocarburante se utiliza para denominar a los biocombustibles para transporte. En concreto, los biocombustibles son aquellos que se derivan de la biomasa, es decir, de organismos recientemente vivos o de sus desechos metabólicos. (En este sentido, cabe indicar que en inglés no existe esta distinción, se utiliza un único término, biofuel). Combustible es cualquier material capaz de liberar energía cuando se cambia su estructura química, y en general se trata de sustancias susceptibles de quemarse. Los más usados son el bioetanol (un alcohol) y el biodiesel (un aceite).

Los biocarburantes de segunda generación son los que se obtienen a partir de residuos y materiales lignocelulósicos. A modo de ejemplo, un bioetanol obtenido a partir de maíz o caña de azúcar es un biocarburante de primera general, mientras que el obtenido a partir de paja o residuos de madera es de segunda generación.

La principal ventaja de los biocarburantes es que favorecen la disminución de la dependencia energética y la reducción de gases de efectos invernadero. Además, los de segunda generación tienen una ventaja añadida, y es que no compiten con la alimentación y revalorizan subproductos.

El sector de los biocarburantes ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años, tanto a nivel europeo como mundial. Los beneficios esperados de su introducción en el mercado (disminución de la dependencia energética, contribución a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y al desarrollo socioeconómico) han sido el motor de este crecimiento, dando lugar al establecimiento de ambiciosos objetivos de implementación en la Unión Europea.
La mejora de los costes de producción y el desarrollo de nuevas tecnologías de producción de los biocarburantes de segunda generación constituyen un reto de gran trascendencia para alcanzar los objetivos marcados por la UE en relación a la utilización de biocarburantes de forma sostenible. Así, la Unión Europea ha marcado como objetivos la incorporación en 2010 de un 5,75% de biocarburantes y de un 10% en 2020. Un estudio reciente de la Comisión Europea indica que para alcanzar el objetivo de incorporación de un 1’% de biocarburantes en el 2020 sin distorsionar los mercados agrarios sería necesario que aproximadamente el 30% de ellos fueran de segunda generación.

En Navarra, el Plan Energético prevé para el 2010 un uso de biocarburantes del 6,05% (cuando en España en 2006 el uso fue inferior al 1%) y una producción del 230% de la energía consumida. En cuanto a los recursos existentes en la Comunidad Foral, cabe destacar que la Planta de Biodiesel de Caparroso posee una capacidad de producción de 40 millones de litros, equivalente al 6% del consumo de Navarra. Además, existen dos estaciones de biodiesel. En el contexto mundial, el primer productor de biodiesel es Alemania (63% a partir de canola), seguido de Brasil con el bioetanol (45%) y de USA (44%). A nivel europeo, Alemania es el primer productor, y el segundo es España con bioetanol.
Navarra cubre cerca del 65% de su consumo eléctrico con fuentes de energía renovable

Navarra es en la actualidad un referente mundial en la producción de energías limpias, fundamentalmente de origen eólico. La Comunidad Foral cubre cerca del 65% de su consumo eléctrico mediante fuentes de energía renovable, del que el 46% procede de la energía eólica.

El Gobierno de Navarra desarrolla una política energética en materia de renovables que ha hecho posible que en 2003 la Unión Europea le concediera el Premio a la mejor política regional de fomento de las energías renovables, así como la obtención del reconocimiento mundial de las capacidades profesionales y técnicas de la Comunidad, que ha generado un interés creciente en establecer vínculos empresariales y científicos con empresas e instituciones implantadas en Navarra.
Las nuevas empresas creadas en este sector han generado un tejido industrial asociado de 88 empresas (52 de ellas directas), que emplea a 4.099 personas (2.316 empleos directos), cifra que constituye el 1,44% de la población ocupada de Navarra. Según datos de 2006, la facturación global del sector fue de 3.585 millones de euros, con una contribución al PIB navarro del 5%, mientras que las exportaciones representaron el 49% de la facturación.

En ese mismo año, la potencia instalada en energías renovables era de 1.180 MW:

-Minicentrales hidroeléctricas: existen 111 instalaciones, con una potencia de 195 MW.

-Parques eólicos: existen 32 parques eólicos con 1.164 aerogeneradores y una potencia instalada de 926,27 MW. En este momento, varias empresas ubicadas en Navarra se encuentran entre los líderes en la promoción de parques eólicos y fabricación de aerogeneradores y componentes.

-Planta de cogeneración: de 7,5 MW alimentada por biomasa forestal y lejías negras.

-Planta de biomasa: con una potencia instalada de 25 MW. En 2006 produjo un 4,76% del consumo eléctrico de Navarra.
Navarra cuenta con dos centros especializados en energías renovables, el CENER y el CENIFER. El CENER es un centro tecnológico especializado en la investigación aplicada y el desarrollo y fomento de las energías renovables, de alta cualificación y prestigio internacional. Está financiado por el Gobierno de Navarra, el Ministerio de Educación y Ciencia (MEC) y el Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales (CIEMAT). CENER inició su actividad en 2002 como una fundación sin ánimo de lucro de derecho privado. Con sede en la Ciudad de la Innovación, ubicada en Sarriguren, aunque con oficinas en otros puntos de España, dispone de infraestructura de última generación con los más modernos laboratorios e instalaciones a nivel europeo. Su última infraestructura, única a escala mundial, es el Laboratorio de Ensayo de Aerogeneradores (LEA), también llamado Instituto del Viento, para dar servicio a la industria en la puesta en marcha de los aerogeneradores de última generación. CENER cuenta con una plantilla de 200 personas profesionales altamente cualificadas que convierten este centro en un referente nacional e internacional en seis áreas: energía cólica, energía solar fotovoltaica, energía solar térmica, energía de la biomasa, arquitectura bioclimática e integración en Red de Energías Renovables.

Por su parte, el CENIFER (Centro Nacional de Formación en Energías Renovables) promovido por el Gobierno de Navarra, trata de asegurar la existencia en el mercado laboral de personal técnico y especializado formado y reciclado. Integra el Centro Integrado de Formación Profesional Superior en Energías Renovables y el Centro Nacional de Formación Profesional Ocupacional en Energías Renovables.

En la actualidad, se encuentra en desarrollo una infraestructura científico- tecnológica singular especializada en biocombustibles de segunda generación. Esta estructura se refuerza con cuatro sociedades públicas del Gobierno de Navarra que facilitan y contribuyen al desarrollo del sector:

-ANAIN (Agencia Navarra de Innovación), empresa pública creada para promover el incremento cualitativo y cuantitativo de la I+D+i regional.

-SODENA (Sociedad para el Desarrollo de Navarra), principal instrumento del Gobierno de Navarra para el desarrollo empresarial de la Comunidad Foral, cuenta con financiación específica y capital riesgo invertido y para invertir en el sector de las energías renovables.

-START-UP CAPITAL NAVARRA, sociedad pública de “capital semilla” que invierte en nuevas empresas innovadoras de base tecnológica (EIBT's).

-SPRIN (Sociedad de Promoción de Inversiones e Infraestructuras de Navarra).


M�s informaci�n sobre energias renovables



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.