3/12/2007

Nota de COAG

La COAG subraya que no se pueden hacer políticas de desarrollo rural sin priorizar la incorporación de la mujer al sector agrario

La ausencia de relevo generacional femenino en los pueblos, entre otras causas por la incorporación de la mujer al mercado laboral en las zonas urbanas, hipoteca el desarrollo del medio rural

Sevilla, 27 de noviembre de 2007. El Área de la Mujer de COAG Andalucía recoge con asombro la exigencia de la Unión Europea al Ministerio de Agricultura respecto a la eliminación de las ayudas específicas dirigidas a la incorporación de mujeres al sector agrario que publica el Marco Nacional de Desarrollo Rural 2007-2013. Esta realidad supone que, en los próximos siete años, la incorporación quedará generalizada sin un especial interés por las explotaciones agrarias con mujeres titulares.

Desde el Área de la Mujer de COAG se han enviado sendas cartas al Ministerio de Agricultura, y al Instituto de la Mujer, para mantener una reunión urgente y tratar este asunto, al mismo tiempo que se ha reclamado a la Ministra del ramo, Elena Espinosa, que pida explicaciones a las autoridades comunitarias en torno a la mencionada eliminación de la discriminación positiva en la concesión de ayudas a las mujeres. “La Ministra debe exigir a la Comisión que le adelante si a partir de ahora va a tomar esta interpretación del principio de igualdad del reglamento europeo 1698/2005, porque puede que con este peligroso precedente caigan todas las políticas europeas a favor de la igualdad, lo que supondría un gran retroceso en las zonas rurales y en concreto para las que menos derechos y oportunidades tienen”, ha apuntado Mª Carmen Ramón, responsable del Área de la Mujer de COAG Andalucía, a lo que ha añadido, “la Comisión Europea debe argumentar con cifras si se ha superado la desigualdad como para tener que eliminar las ayudas. En el ámbito de la Unión Europea, el tratado de Ámsterdam garantiza que la UE promoverá la igualdad y la eliminación de desigualdades existentes, pudiendo adoptar medidas de acción positiva y evaluando el impacto económico, social (en el que se inscribe el impacto de género) y medioambiental de sus políticas”

El Área de la Mujer de COAG considera que no se pueden hacer políticas de desarrollo rural sin la discriminación positiva para la incorporación de la mujer al campo. La ausencia de relevo generacional femenino en los pueblos, por la incorporación de la mujer al mercado laboral en las zonas urbanas, hipoteca el desarrollo del medio rural. “Es imprescindible y prioritario apoyar la incorporación de mujeres al sector agrario, ya que ello tiene múltiples beneficios para el medio rural: fija su residencia allí, con el beneficio que ello supone en cuanto al aumento de la población, descenso de la media de edad y enriquecimiento social y cultural así como una mayor posibilidad de creación y mejora de servicios e infraestructuras”, argumentó Mª Carmen Ramón.

Con respecto al Marco Nacional de Desarrollo Rural, 2007-2013, exigimos también que nuestro gobierno desarrolle, con la mayor urgencia posible, la figura de la titularidad compartida para poder beneficiarnos de las ayudas para explotaciones prioritarias, bien a través de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, o bien a través del Real Decreto que desarrollará esta figura, del cual aún no sabemos si va a haber cambios respecto del documento inicial o se va a publicar tal y como se entregó en el primer borrador.


M�s informaci�n sobre mujer rural



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.