12/6/2007

Los biocarburantes ayudan a reducir el efecto invernadero y lo harán más aún los de segunda generación cuando se desarrollen

En un reciente estudio publicado en Ecological Applications se compara el balance de los gases de efecto invernadero de diferentes cultivos bioenergéticos en EEUU, contabilizando las emisiones y capturas de todo el proceso desde el cultivo hasta la transformación, incluyendo emisiones ocultas, como las derivadas de fabricar el abono necesario. Analizando la producción de maíz para bioetanol y de soja para biodiesel, en ambos casos sale un balance positivo.

En una hipotética sustitución de los combustibles fósiles por biocarburantes provenientes de una rotación maíz-soja para producir bioetanol/biodiesel; la reducción de gases de efecto invernadero sería de un 40%. Esta reducción sería la mitad de si se reemplazara solo la gasolina por bioetanol de maíz, y casi tres veces mayor en el caso de utilizarse carburantes obtenidos a partir cultivos de biomasa, como el chopo híbrido o el switchgrass (Panicum virgatum).

La conclusión es que los biocarburantes producidos con los supuestos del estudio tienen un potencial real de reducir las emisiones de efecto invernadero y que este efecto será aun mucho mayor cuando se desarrollen biocarburantes de segunda generación.


http://www.esajournals.org/archive/1051-0761/17/3/pdf/i1051-0761-17-3-675.pdf



Claro está que la hipótesis de que todo el combustible proviniera de biocarburantes tal y como se producen ahora es impensable. Solamente para alcanzar el objetivo de un 20% de las gasolinas con bioetanol de maíz habría que dedicar casi la totalidad de la producción de maíz de EEUU a bioetanol.

M�s informaci�n sobre energias renovables



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.