14/12/2006

Nota del MAGRAMA

El Secretario General de Agricultura y Alimentación resalta la favorable evolución de los cultivos energéticos en España

En sólo dos años, ha subrayado Josep Puxeu, se ha pasado de contar con una superficie de 5.000 hectáreas dedicadas a estos cultivos a un total de 220.000 hectáreas, estando ya en marcha 3 empresas de bioetanol y 10 de biodiesel

12 de diciembre de 2006. El Secretario General de Agricultura y Alimentación del MAPA, Josep Puxeu, ha intervenido hoy en la Comisión de Agricultura del Congreso, donde ha explicado la situación actual y perspectivas de futuro de las producciones agrícolas para la obtención de biocarburantes, así como las medidas puestas en marcha para fomentar los cultivos bioenergéticos.

Josep Puxeu ha destacado la significativa evolución de los cultivos energéticos en España, donde se ha pasado de una superficie de 5.000 hectáreas en 2004, a un total de 220.000 hectáreas en 2006, si bien ha señalado que será necesario dedicar en torno al millón de hectáreas para poder abastecer con materia prima vegetal de origen español el total de las necesidades de bioetanol y biodiesel.


En relación con la industria del biocombustible, el Secretario General ha señalado que aún se encuentra en fase de desarrollo, pero ha resaltado los avances conseguidos, indicando que en el momento actual están ya en marcha 3 empresas de bioetanol y 10 de biodiesel con una capacidad total de 375.000 t/año de bioetanol y de 285.000 t/año de biodiesel, añadiendo que con la realización íntegra de algunos proyectos, de los que actualmente se está iniciando la ejecución, se podría casi duplicar la actual capacidad de producción de biodiesel y elevar en un tercio la de bioetanol.

Cara al fomento del cultivo de producciones bioenergéticas, Josep Puxeu ha valorado la labor que viene desarrollando el Grupo de Trabajo creado en octubre de 2005, para analizar los cambios en el sistema energético a través del uso y producción de biocarburantes, y de la Mesa constituida en 2006 por la Administración, las Organizaciones Profesionales Agrarias, la Confederación de Cooperativas Agrarias de España y los representantes del sector productor de biocarburantes para tratar de fijar, de la manera más precisa posible, el escenario actual y el escenario a corto, medio y largo plazo de los sectores afectados, así como las medidas concretas para la toma de decisión de los agricultores.

En la actualidad, ha explicado el Secretario General, la principal línea de trabajo de la Mesa consiste en perfeccionar los sistemas de concertación entre las Organizaciones Profesionales Agrarias y la industria transformadora de biocarburantes, para llegar a establecer un marco contractual aceptado por ambas partes, si bien, ha resaltado Josep Puxeu, hay que tomar en cuenta que la concertación entre los agricultores y la industria de transformación no puede llegar más que a definir una metodología para el establecimiento de los precios, pero nunca a fijar éstos porque sería contrario a las normas de libre competencia.

Junto a esta labor, el Secretario General ha repasado otras medidas que se están tomando por parte del Ministerio y las Consejerías de Agricultura de las Comunidades Autónomas, así como por parte del Ministerio de Industria, a través del IDAE y del Ministerio de Educación y Ciencia, a través del INIA, basadas en la obtención y difusión de material vegetal más productivo y más adaptado en lo que respecta a su calidad para estas nuevas utilizaciones industriales, tanto de los cereales como cebada y trigo, como de las oleaginosas, concretamente colza y girasol, en colaboración con las industrias privadas, las cooperativas agrarias y los propios agricultores.

El Secretario General ha finalizado su intervención añadiendo que con estos mismos organismos, se intentará orientar el I+D+i futuro para conseguir avanzar en los procesos de obtención de biocombustibles de segunda generación, es decir, a partir del material lignocelulósico (pajas, residuos de otros cultivos forestales, de la industria agroalimentaria, de la ganadería, etc.) de forma que, en un plazo de 10-15 años puedan obtenerse los biocombustibles necesarios para cumplir los compromisos energéticos y medioambientales, a partir de este material.


M�s informaci�n sobre energias renovables



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.