23/11/2006

Nota de la Fundación ANTAMA

ANTAMA: Peter Raven defiende la biotecnología como herramienta para alcanzar la “sostenibilidad global”

El director del Missouri Botanical Center asegura que estas nuevas técnicas permitirán una mejor gestión de plagas, reducción de fitosanitarios y conservación del agua

El prestigioso botánico estadounidense y director del Missouri Botanical Center, Peter Raven, sostiene que la modificación genética es “una herramienta poderosa para mejorar la agricultura” y lograr la “sostenibilidad global”, ya que el cultivo de plantas transgénicas conllevará “beneficios económicos y medioambientales” como una mejor gestión de las plagas, reducción de empleo de productos fitosanitarios, y conservación del agua. Asegura que “no se ha encontrado ningún daño a la salud o el medio ambiente” relacionado con el cultivo de transgénicos, que viene avalado por las cifras: unos 8,5 millones de agricultores siembran variedades modificadas genéticamente en 21 países del mundo, tras 10 años de implantación de la biotecnología.

Raven ha pronunciado una conferencia magistral al término del encuentro Agrobiotecnología y Bioenergía. “Una nueva Economía para las plantas cultivadas”, organizado por Fundación Genoma España, Foro Agrario y el Club Español de la Industria Tecnológica y Minería, el pasado lunes en Madrid, con la colaboración de Fundación Antama. Esta jornada fue clausurada por la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, quien consideró “fundamental” la investigación en cuestiones como el aumento de la producción agrícola, de biomasa y biodiésel, así como la lucha contra las enfermedades. “El Gobierno apoya la investigación científica y tecnológica”, resumió.

El director del Missouri Botanical Center destaca la necesidad de “mejorar la provisión de alimentos” en el mundo y producir biomasa, con el objetivo de “evitar las demandas de combustibles fósiles”, como el carbón o el petróleo. Una forma de alcanzar estos dos objetivos sería, a juicio de Raven, el empleo de la biotecnología. Además, alerta del impacto del ser humano en el planeta, puesto que actualmente se está consumiendo “el 120% de lo que puede producir el mundo de forma continuada” y, aun así, “miles de millones de personas viven con menos de 2 dólares al día”. Por ello, se muestra partidario de avanzar hacia la “sostenibilidad global”, que se puede alcanzar, entre otras medidas, a través de la biotecnología, señaló.

En este sentido, y tras recalcar que no se trata de una “solución mágica”, lamenta la “preocupación” y las “fantasías sobre los efectos nocivos” que los consumidores pueden plantearse acerca de los productos transgénicos”. Por el contrario, Raven sostiene que el empleo de la biotecnología procura beneficios en la “gestión de


plagas, reducción de productos fitosanitarios y conservación del agua”, y sirve para contrarrestar la “pérdida de terrenos arables”. Asimismo, recalca la seguridad de los alimentos transgénicos, que a su juicio “ha sido perfecta”, al “no producirse ningún efecto secundario por transferencia de genes”. “No se ha encontrado ningún daño a la salud o el medio ambiente en los países donde se han cultivado transgénicos”, matiza.

Por último, el botánico estadounidense asegura que otro beneficio que puede procurar la biotecnología es la producción de alimentos con un mayor contenido de “grasas y aminoácidos adecuados, para reducir las enfermedades cardíacas”.


M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.