6/9/2006

Nota de la Fundación ANTAMA

Sudáfrica y Nigeria, países pioneros en áfrica en la regulación del desarrollo biotecnológico

Según Jane Stautz, que trabaja para el departamento de ingeniería genética y biotecnología de la empresa norteamericana Dow Agrosciences, Sudáfrica y Nigeria son los únicos países africanos que cuentan con políticas específicas de regulación de la biotecnología, pero sólo Sudáfrica ha comenzado a beneficiarse de la agricultura transgénica y ha incrementado en 0.16 millones de hectáreas su área combinada de maíz MG, soja y algodón. El resto del continente, asegura, debería seguir los pasos de Sudáfrica y Nigeria en la adopción de políticas de regulación para el desarrollo y aplicación de la biotecnología si no desea seguir caminando hacia el aislamiento mundial, ha informado la lista de distribución de noticias AgBioworld.

Sudáfrica comenzó a cultivar variedades modificadas genéticamente (OMG) en 2003. Los agricultores algodoneros de la región de KwaZulu Natal anunciaron entonces que sus campos de OMG habían superado en un 89% a los campos de semillas convencionales. El año pasado, Sudáfrica se posicionó entre los 11 países en desarrollo en los que los cultivos transgénicos han incrementado los ingresos de los agricultores pobres en algo más de 6 millones de euros.

En este momento, la mayoría de los países africanos no pueden obtener los beneficios de la plantación de cultivos MG, ya que las políticas nacionales y sistemas regulatorios no están preparados para afrontar los requerimientos sanitarios si se aprueba su uso general. Por una parte, esta situación se agrava con el hecho de que la mayoría de los dirigentes carecen de información biosanitaria basada en datos científicos, que resulta crucial para clarificar e incrementar la regulación de las políticas y procedimientos. De otro lado, muchos países firmaron el Protocolo de Cartagena de 2000 (que busca proteger la diversidad biológica de los riesgos potenciales derivados de la biotecnología moderna), aunque carecen de sistemas regulatorios para salvaguardar la biodiversidad.

Jane Stautz sostiene que la solución a problemas como la sequía y las enfermedades de las plantas es que se cultiven OMGs específicos que sean capaces de resistir en tiempos ambientales difíciles y que tengan un proceso de maduración rápido. Esto podría salvar los cultivos africanos de enormes y a veces completas pérdidas de cosechas que derivan en hambrunas con su consecuente muerte para los más desfavorecidos del continente.

Si África desea comercializar OMGs, Stautz argumenta que hay factores como el precio, los controles gubernamentales impuestos en la agricultura, acceso a suministros de agua potable, taxación, infraestructuras en calles y carreteras y acceso a la sanidad que deben regularse antes.

Según el Graine Council norteamericano, las fuerzas económicas y las políticas gubernamentales están cambiando el paisaje de la agricultura mundial y África no debería quedarse atrás. En el s. XXI, la sostenibilidad es un concepto muy importante


para la agricultura que implica la creación de sistemas de alimentos y fibras que promocionen la seguridad alimentaria y la vitalidad económica entre la comunidad, de un modo respetuoso con el medio ambiente que puede ofrecer la agricultura biotecnológica.

La agricultura es la actividad económica más importante de África, al ocupar entre el 60% y el 80% de su población.


M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.