26/7/2006

Biotecnología y biocarburantes

La futura producción del bioetanol celulósico, producido a partir de restos vegetales en lugar de grano o azúcar, que es la gran esperanza para un desarrollo sostenible de los biocarburantes, pasa con toda probabilidad por el uso de organismos transgénicos capaces de degradar biológicamente la celulosa en azúcares simples y transformarlos en bioetanol.

En 2004, la empresa canadiense Iogen comenzó la producción piloto de bioetanol celulósico a partir de paja de cereales, utilizando unas levaduras modificadas genéticamente para producir más enzimas que descomponen la celulosa (celulasas). Con esta tecnología, Iogen estimó que una planta comercial costaría 5 veces más que una que fabricase bioetanol de grano con la misma capacidad productiva. Uno de los inconvenientes de este proceso es tener que retirar continuamente el etanol porque el producto es un veneno para la misma levadura que lo genera. Ahora se ha obtenido otra que tolera un 50% más de etanol.

Sin embargo el problema de encontrar el organismo ideal para la producción de bioetanol es más complejo que la inserción de un solo gen. El microorganismo ideal debería romper la celulosa de forma eficaz, fermentar los azúcares a bioetanol, tolerar éste en la mayor concentración posible, y además dedicar la mayor parte de sus recursos metabólicos a todo este proceso y no a otros.

Para “fabricar” este organismo ideal, una de las estrategias es utilizar uno que ya haga algunas de las funciones deseadas de forma natural, y añadir el resto, por ejemplo un organismo que descomponga la celulosa hacer que produzca etanol o uno que produzca etanol que descomponga la celulosa. La descomposición de la celulosa es más típica de las bacterias y la producción de etanol de las levaduras.

Se están investigando ambos frentes y ya se han logrado mediante ingeniería genética levaduras que pueden sobrevivir alimentándose solo de celulosa produciendo etanol, y bacterias termofílicas que hacen lo mismo.

Otras investigaciones están en la línea más radical de empezar desde cero, obteniendo el organismo transgénico a partir de uno que no tiene porque realizar inicialmente las funciones propias de producción del bioetanol, pero que es interesante por alguna otra cuestión, como la de tener un genoma muy simple fácil de comprender y manipular. Esta línea es la que está investigando Synthetic Genomics, la empresa fundada por Craig Venter, el biologo que patrocinó la iniciativa privada para descodificar el genoma humano.

El futuro potencial de la biotecnología en la producción de bioenergía no abarca solamente el bioetanol, sino también el biodiesel, metano, hidrógeno e incluso la producción electricidad.


http://www.technologyreview.com/read_article.aspx?id=17052&ch=biztech



M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.