3/7/2006

Nota de APROSE

Nota de APROSE sobre el proyecto de decreto de coexistencia entre cultivos

De la Asociación General de Productores de Maíz de España (AGPME) De la Asociación Profesional de Empresas Productoras de Semillas Selectas (APROSE) De la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuesto para Animales (CESFAC

Al parecer otros grupos afortunados han sido merecedores de una presentación de este Proyecto de Decreto por altas instancias de los Ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, distinción que no han merecido estas Asociaciones, quien vienen solicitando ser recibidas por la Ministra de Medio Ambiente desde el 8 de junio de 2005, recordada en numerosas llamadas a su Gabinete y por escrito del 9 de febrero pasado, por que no han tenido la misma oportunidad que otras organizaciones de exponerle la opinión y amplia documentación disponible.

El texto de este Proyecto que eufemísticamente se presenta “para establecer normas que favorezcan la coexistencia entre los distintos tipos de agricultura”, simple y llanamente establece requisitos que, sin ninguna base técnica ni científica, hará imposible que miles de agricultores puedan continuar sembrando maíz Bt en zonas infestadas de taladro, sin posibilidad de cultivar maíz convencional por los altos costes de los tratamientos de los plaguicidas y los menores rendimientos , al exigir entre otros requerimientos restrictivos, una distancia mínima entre cultivos de 220 metros.

Cuando los innumerables estudios y controles realizados, oficiales y privados, durante los 8 años que se viene cultivando maíz Bt en España, han demostrado que sin ningún requisito de distancias, solo con la prudencia de los agricultores y los consejos y tutela de los suministradores de semilla, con distancias inferiores a 25 metros, no ha habido un solo problema de contaminación, acumulándose más de 250.000 Has. sembradas, que han supuesto una mayor producción de 250.000 Tm. que la que se hubiera obtenido con semilla convencional, lo cual ha reducido las importaciones (se importan más de 4 millones de Tm. en buena parte OMG, también 6 millones de Tm. de soja entre habas y harina igualmente OMG desde hace más de 10 años, sin ningún problema en el consumo).

- A todo esto este nuevo Proyecto, es el enésimo texto estudiado, con constantes cambios sustanciales, lo cual produce efectos devastadores sobre la actividad económica. Recordando que en julio pasado el entonces Secretario General de Agricultura D. Fernando Moraleda y de Medio Ambiente D. Gonzalo Aizpiri presentaron en Rueda de Prensa un Proyecto aprobado por ambos departamentos en el que se fijaba la distancia de 50 metros, que ahora sin ninguna causa técnica ni científica se propone en 220. Recordando también que otro Proyecto anterior de 2004, fijaba la distancia en 25 metros.

- Obviamente la norma es completamente ajena a motivos sanitarios o medioambientales. Porque no ha habido un solo caso de alarma alimentaria que haya requerido la retirada del mercado de un alimento transgénico autorizado, ni consta que se haya producido una reclamación por parte de un cultivador tradicional al que se haya “contaminado” su cosecha con maíz transgénico.

- Por otra parte la industria transformadora de piensos, declara una y otra vez su interés y necesidad de continuar disponiendo de la producción nacional de maíz Bt que en cualquier caso viene ocupando una superficie en torno a 60.000 Has. de las 400.000/450.000 Has. de superficie total de cultivo en España, por lo que cualquier otra industria transformadora que lo desee tiene posibilidad de abastecimiento de grano de maíz convencional sin problema alguno.

- La norma que ahora se propone no respeta la libertad de elección de los agricultores y consumidores y la libre actuación de las fuerzas del mercado, ya que el requerimiento de una distancia de 220 metros, además de ser objetivamente innecesario, resulta altamente disuasorio, afectando a la real libertad de elección que las normas de coexistencia están llamadas a preservar. Independientemente de que otro de los efectos perversos de este Proyecto de Reglamento, si llegara a prosperar, es que el cultivo de variedades biotecnológicas solo sería posible en explotaciones muy grandes, impidiendo su cultivo en las explotaciones pequeñas o medianas.

- De otra parte la ciencia y el reconocimiento por la propia Administración concluyen en la inexistencia de problemas de mezcla voluntaria:

o El Joint Research Center de la Comisión Europea en su informe de febrero pasado, manifiesta que la producción agrícola bajo el control de mezcla de 0,9% es perfectamente alcanzable con pocos cambios en las prácticas agrícolas.

o En la Conferencia auspiciada por la presidencia Austriaca de la UE, que se reunió en Viena los días 4, 5 y 6 de abril, representantes de la OEVV del MAPA presentaron informes y estudios que demostraban que “cuando las parcelas eran adyacentes, el contenido de OMG a más de 25 metros de distancia es inferior al 0,9%”, reconociendo además que “en los cultivos comerciales , la transferencia de polen es menor”.

o El propio director General de Agricultura, en declaraciones a la Agencia EFE con ocasión de dicha conferencia, manifestó el 05.04.06 que “no se ha podido demostrar que hay contaminación debido al cultivo de transgénicos en España”.

o Los estudios encargados por la propia Administración y que no han sido aún publicados, confirman al parecer que utilizando 25 metros o algunas filas de cultivo como barrera (una de ellas y no las dos simultáneamente) no existe problema alguno para mantener la presencia adventicia de organismos MG en límites mínimos en los convencionales o ecológicos contiguos.

Siendo sorprendente que uno de los últimos informes, encargado especialmente para establecer un juicio sobre las medidas que el Proyecto de Reglamento pretende imponer, no haya sido dado a la luz pública, hasta el punto que ni siquiera la Comisión Nacional de Biovigilancia tiene conocimiento del mismo. Comisión que no ha sido convocada desde hace más de un año, sin que hayan sido atendidas los peticiones de reunión de la misma.

- En la última encuesta del Eurobarómetro el 74% de los ciudadanos españoles muestran apoyo a los alimentos transgénicos.

Por todo ello estos colectivos se manifiestan con toda rotundidad:

- Una distancia de 25 metros es más que suficiente para garantizar ausencia de contaminación adventicia.

- Con tal distancia no hay necesidad de zonas tampón adicionales. O distancia o zonas tampón.

- No se puede obligar al agricultor a que comunique con un mes de antelación de las siembras de maíz Bt, ya que la decisión de la siembra depende de muchas variables. Tampoco se le debe exigir que declare esta posible siembra en las Solicitudes PAC, todo lo más antes de la terminación del periodo de presentación de modificaciones.

- El ministerio de Agricultura debe hacer públicos todos los estudios e informes técnicos y científicos realizados sobre los cultivos de maíz Bt, que vienen demostrando de su seguridad agroambiental.

Cualquier otra norma restrictiva, constituirá una flagrante discriminación sin justificación alguna para miles de agricultores, la industria de piensos y las empresas productoras de semilla, que también tendrán que abandonar sus programas de investigación, cerrando el paso al desarrollo de esta biotecnología en España, mientras en el mundo continúa creciendo, con más de 90 millones de Has. cultivadas en países tan diversos en sistemas político y tamaño como EE.UU, China, Argentina, Brasil, Italia, Australia y así hasta más de 25.


M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.