6/4/2006

Nota de la Fundación ANTAMA

EUROPABIO: ¿La conferencia austriaca Libertad para elegir se ajustará a su título?

Bruselas, 5 de abril de 2006. Hoy comienza en Viena la conferencia Coexistencia de cultivos modificados genéticamente, convencionales y ecológicos, organizada por la presidencia austríaca de la Unión Europea. Sin embargo, y según la programación de la jornada, se puede pensar que esta conferencia no pretende tratar la libertad de elegir o la coexistencia en sí misma. Las razones son las siguientes:

• Miles de agricultores europeos que cultivaron transgénicos el año pasado, y que lograron una coexistencia exitosa con sus vecinos, no han sido invitados a presentar en la conferencia su experiencia práctica.
• Sólo en los últimos tres años, en seis países europeos se han desarrollado diferentes estudios científicos independientes sobre coexistencia, aunque estos científicos no han sido invitados a exponer sus hallazgos.

“Resulta irónico que una conferencia titulada “libertad para elegir” no haya invitado como ponentes a ninguno de los miles de agricultores o científicos independientes con experiencia en materia de coexistencia. Es más, a un grupo de agricultores se les denegó la petición de crear una plataforma para hacerse oír”, asegura el director de la Unidad de Biotecnología de Plantas de la Asociación Europea de Bioindustrias (Europabio), Simon Barber. “La coexistencia sirve para permitir a los agricultores que elijan entre la producción de cultivos convencionales, ecológicos o transgénicos, para acordar criterios sobre el etiquetado y la pureza de estos productos. No es una cuestión de seguridad, sino de tener libertad para elegir”.

El cultivo de variedades similares destinadas a diferentes mercados en la misma región agrícola no es un objetivo novedoso, y el empleo de variedades modificadas genéticamente (MG) junto a cultivos no MG no implica un cambio drástico en la actual situación en materia de coexistencia. Sobre la coexistencia de otros cultivos y técnicas agrícolas, debería continuar siendo responsabilidad individual de los agricultores para asegurar la calidad de sus cultivos, elegir las prácticas que aseguren esa calidad y que sean las más adecuadas a sus técnicas y regiones agrícolas. La aplicación de estos principios establecidos, basados en el sentido común, en la buena vecindad y en la comunicación, pueden asegurar que aquéllos que no eligen variedades transgénicas logren cultivarlas junto a los agricultores que sí lo hacen.

Esta es la situación en España, donde un cuarto de millón de hectáreas de cultivos MG han sido cultivadas desde 1998 sin que se hayan podido probar problemas de coexistencia. Esta misma situación se repite en otras partes del mundo, donde millones de hectáreas MG se cultivan sin problemas.

Simon Barber pregunta: “Si la conferencia de Viena trata sobre asegurar la libertad de elección, ¿por qué esta conferencia no da cabida a los muchos agricultores, manipuladores de grano, líderes políticos locales y científicos que desde estos países pueden realmente compartir sus experiencias positivas?


M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.