5/4/2006

Nota de la Fundación ANTAMA

ANTAMA: Se publica el informe “La coexistencia es posible”

Este documento recoge las conclusiones de un grupo de científicos y agricultores que se reunieron en Madrid en la jornada Coexistencia en España de cultivos transgénicos, ecológicos y convencionales: Retos de futuro tras ocho años de convivencia

Se ha publicado el informe La coexistencia es posible, que recoge las conclusiones de la jornada técnica Coexistencia en España de cultivos transgénicos, ecológicos y convencionales. Retos de futuro tras ocho años de convivencia, celebrada en la Escuela de Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSIA) el pasado 23 de marzo. Esta conferencia fue organizada por la Asociación General de Productores de Maíz (AGPME) y la agencia de noticias Efeagro, con la colaboración de la Fundación Antama y de la propia ETSIA.

En el informe, un grupo de científicos y agricultores asegura que “es posible” en España la coexistencia de los cultivos transgénicos con los ecológicos y convencionales, y solicita a las Autoridades que tengan en cuenta las investigaciones científicas desarrolladas al respecto a la hora de regular esta cuestión.

Las conclusiones a las que se llega en el informe están redactadas por el presidente de la AGPME, Agustín Mariné, quien destaca los siguientes puntos:

• Es posible la coexistencia entre cultivos derivados de organismos modificados genéticamente (OMGs), ecológicos y convencionales.

• Para no sobrepasar el umbral del 0,9% de presencia de OMGs en las plantas es imprescindible que los agricultores usen lotes de semillas cuya presencia adventicia de OMGs no supere el 0,5%.

• Sembrar una barrera de 10 metros con una variedad convencional junto al cultivo es más eficaz, para asegurar la coexistencia, que mayores distancias sin cultivo intermedio.

• No se entiende que la Administración permita el consumo de variedades transgénicas que luego no se puedan cultivar.

• La biotecnología es una técnica de largo alcance que permitirá solucionar problemas tanto para agricultores como para consumidores, que hasta ahora resultaban de difícil arreglo.

Otra visión más desde la óptica de los agricultores la ofrece Gonzalo Niubó, quien lleva cultivando maíz transgénico Bt en Lérida desde 2003. Asegura que empleando variedades transgénicas ha conseguido un “incremento de la producción en un 30% en los últimos tres años”, que “no ha experimentado ningún problema de coexistencia con las parcelas vecinas de maíz convencional” y que “el maíz Bt ha supuesto una solución muy buena para las siembras de maíz de segunda cosecha”, en las que el riesgo de ataque de la plaga del taladro es mayor. Por todo ello, solicita a la Administración que “se crea” los estudios realizados por los científicos en materia de coexistencia y reclama que “los políticos nos dejen trabajar a los agricultores”.

El catedrático de Genética y Mejora de las Plantas de la Universidad de Córdoba Dr. José Ignacio Cubero demanda, en referencia a la legislación de la coexistencia, que “todas las medidas a tomar deben basarse en el conocimiento científico” ya que, según asegura, “la tendencia de algunos gobiernos europeos es prescindir de los estudios científicos y fijar con total arbitrariedad una distancia [entre cultivos] muy superior” con el objetivo de dificultar la difusión del maíz transgénico.

Por su parte, el investigador Dr. Emilio Rodríguez Cerezo, perteneciente al Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea, explica las conclusiones del estudio sobre coexistencia que este organismo acaba de publicar. En este sentido, subraya que “la coexistencia es posible” para un umbral de presencia adventicia de OMG del 0,9% siempre que se empleen semillas cuya presencia adventicia de OMG no supere el 0,5%, sin necesidad de cambiar las prácticas de cultivo en los casos del arroz, algodón y remolacha azucarera, y con unos cambios basados en prácticas comunes en el caso del maíz.

La investigadora del Instituto de Recerca y Tecnologías Agroalimentaries (IRTA) de Cataluña, la Dra. Quima Messeguer, afirma en el informe que “una distancia de seguridad de 20 metros sería suficiente para garantizar la coexistencia”, basándose en los estudios de campo que ha realizado en zonas de Lleida y Girona y en parcelas de un tamaño medio de dos hectáreas. Asimismo considera, en referencia a la planificación de barreras como sistema para garantizar la coexistencia de cultivos, que sembrar una variedad no OMG junto al transgénico genera mejores resultados que dejar el mismo espacio libre o como un camino.

En el plano de los consumidores, el secretario general de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (CESFAC), Jorge de Saja, señala que el 100% de los piensos que se consumen en España “son transgénicos” y que en la Unión Europea lo son el 90%. Además, expresa la postura de su colectivo acerca de los transgénicos: “Alteraremos nuestras decisiones de compra de materia prima cuando nuestro cliente nos lo pida, o cuando quiera pagar un suplemento de precio” en el pienso. Por ello, finaliza, la regulación estricta de la coexistencia de cultivos convencionales y OMGs les preocupa “únicamente en la medida en que pueda reducir la disponibilidad de materia prima”.

Un miembro del Comité de Agricultura Ecológica de la Comunidad de Madrid, Jesús Vadillo, que también participó en la jornada técnica, explica que los cultivos transgénicos “se oponen a la propia filosofía” de los ecológicos y puso el siguiente ejemplo: usar una soja resistente al glifosato no es ecológico ya que el herbicida “está prohibido” en cosechas ecológicas. Asimismo subraya que el límite de tolerancia de presencia de OMGs es “cero”, y que si se detecta un residuo “queda fuera de la cadena de comercialización”.

El catedrático de Fitotecnia de la Universidad Politécnica de Madrid Dr. Pedro Urbano expone en el informe la posición de Foro Agrario, que él preside, y considera que, en líneas generales, “los aspectos sanitarios y ambientales no tienen nada que ver con la coexistencia, al haber sido considerados adecuadamente en el procedimiento de autorización, aplicando la normativa correspondiente”. Hace hincapié en que las medidas que puedan tomarse en relación con la coexistencia “deben estar siempre basadas en el conocimiento científico”. Por su parte, el director general de Agricultura de la Comunidad de Madrid, Luis Sánchez, recalca que el Gobierno regional apoya sin restricciones la coexistencia de los tres tipos de agricultura “ya que cada una tiene su razón de existir”.


http://www.antama.es/



M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.