31/3/2006

Nota de la Fundación ANTAMA

Se publican los resultados de los ensayos de variedades de maíz transgénico y de coexistencia realizados por el IRTA en Catalunya

Más de 53.000 hectáreas de maíz Bt se han sembrado en España en 2005

Un total de 53.225 hectáreas de maíz modificado genéticamente (MG) han sido cultivadas en 2005 en España, según se desprende de un dossier técnico sobre el maíz que acaba de publicar el Departament d’Agricultura, Ramaderia i Pesca de la Generalitat de Catalunya, en el que incorpora datos del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) sobre las variedades modificadas genéticamente de este cultivo y sobre la coexistencia del maíz convencional y transgénico.

En el conjunto de los cuatro ensayos que recoge el informe, realizados durante 2004 y 2005 en zonas del regadío de Lleida y del litoral de Girona, con problemas de plagas de taladro, se observa una “diferencia significativa” entre el rendimiento de variedades transgénicas en comparación con sus isogénicas convencionales. La producción de las variedades MG supera como media a sus isogénicas convencionales en 1.055 kilogramos por hectárea. Sin embargo, otras variedades convencionales han mostrado producciones que no difieren significativamente de las transgénicas.

Por otra parte, las variedades MG que presentan resistencia al taladro presentaron, en estos estudios, un 83% menos de fumonisinas (micotoxinas) que sus isogénicas convencionales y, además, se encuentran más protegidas contra la aparición de podredumbre en la base de los tallos, roturas y ataques de hongos en los granos. Asimismo han mostrado una mayor humedad del grano durante la cosecha.

En el informe publicado por el Departament d’Agricultura, Ramaderia i Pesca catalán se confirma el 95% de eficacia para el control de taladros en cinco variedades de maíz Bt ensayadas. Resalta que las dos variedades transgénicas con mayor difusión en esta comunidad autónoma incorporan la modificación genética MON 810. Durante el año 2005, el 95% de la superficie de maíz MG ha correspondido a esta modificación, mientras que sólo un 5% correspondieron a la CG00256-176. Aunque en campañas anteriores estaban autorizadas las variedades que contenían esta última modificación, han sido recientemente excluidas del Registro de Variedades Comerciales.


Otro de los agentes que se deben tener en cuenta para tratar la coexistencia de cultivos es el del flujo de polen y la dirección de los vientos. En este sentido, las investigaciones del IRTA realizadas en condiciones reales de coexistencia señalan que una distancia de seguridad (zona-tampón) de entre 15 y 20 metros de anchura y sembrada con variedades no transgénicas sería suficiente para que la presencia de granos Bt (modificados genéticamente) en las cosechas de los campos vecinos se
mantenga por debajo del umbral del 0,9% de presencia accidental de OMGs que les obligaría a etiquetarlo como transgénico.

Las investigaciones en materia de coexistencia de cultivos continúan a día de hoy, y los científicos del IRTA están preparando los resultados de un ensayo en el que desean comprobar si el flujo de genes se podría controlar mejor haciendo disminuir la coincidencia de la floración de las plantas MG y no MG. Aunque los resultados son aún provisionales, se observa que una diferencia de tres semanas en siembras tempranas produce solamente una diferencia en la floración de unos tres días, mientras que en siembras tardías, la diferencia en la floración ya es de 10 días, suficiente para minimizar el flujo de genes.


http://www.ruralcat.net



M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.