10/3/2006

EUROPABIO: Los estados miembros de la UE deben poner en práctica el proceso Comunitario de aprobaciones que ellos mismos ayudaron a implantar

Bruselas, 9 de marzo de 2006. La presidencia austriaca de la UE comienza hoy una discusión sobre la evaluación científica relacionada con la seguridad de los cultivos biotecnológicos, así como sobre el proceso de toma de decisiones de la UE para aprobar estos cultivos, que han superado los controles de seguridad realizados por el órgano independiente de científicos de la Unión.

En 2002, todos los miembros de la Unión establecieron la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas en inglés) y acordaron que esta nueva institución “debería ser una referencia científica independiente que proporcione consejo, información y comunicación de riesgo para mejorar la confianza en el consumidor” (Normativa (CE) 178/2002 que establece la EFSA).

Desde su formación, en 2002, el objetivo de la EFSA ha sido proporcionar consejos científicos sobre todas las cuestiones que tengan un impacto directo o indirecto en la seguridad de los alimentos. Europabio considera que los Estados Miembros que se manifiestan diametralmente opuestos a los cultivos biotecnológicos no deben distraer a la EFSA de sus objetivos originales. Sostiene que estos mismos Estados Miembros, negándose a la difusión de esta tecnología por toda Europa, están socavando una institución que ellos mismos establecieron y se arriesgan a minar la confianza del público en la evaluación científica de la seguridad, y en la ciencia en general, por extensión.

Hace menos de tres años, la UE acordó el más exhaustivo y estricto proceso de aprobación de cultivos transgénicos del mundo, por no mencionar que es, probablemente, el más largo. Este proceso fue acordado por todos los Estados Miembros, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo. Europabio subraya que los Estados Miembros, de forma individual, los mismos que están cuestionando la EFSA y su papel de consejero científico independiente en las aprobaciones de organismos genéticamente modificados (OGM), han criticado un proceso conocido como “comitología” (explicada al final de este documento), pero sólo en los casos en que este proceso se aplica a los cultivos biotecnológicos. La “comitología” se aplica a otras muchas áreas de la toma de decisiones de la UE que caen sin seguridad ni manejo de riesgo, como las farmacéuticas, alimentación y químicos. Atacar este proceso sólo cuando está relacionado con los cultivos biotecnológicos demuestra que estos Países Miembros intentarán por todos los medios burlar las reglas con el objetivo de bloquear los nuevos y seguros productos OGM.

Los cultivos transgénicos están aumentando por todo el mundo, incluyendo cinco países de la UE: República Checa, Francia, Alemania, Portugal y España). La evidencia es que los países europeos y la opinión pública son cada vez menos reacios y más abiertos a los cultivos biotecnológicos, aunque una minoría de Estados Miembros esté efectivamente tratando de bloquear el crecimiento de la aceptación de los cultivos biotecnológicos y negando a los consumidores y agricultores europeos la posibilidad de elegir estos productos etiquetados y seguros. Como estos Estados Miembros son incapaces de hacer esto a través del sistema ordinario, ellos han optado por cuestionar un proceso clave en la toma de decisiones sobre este asunto en la UE. Resulta inaceptable que a algunos Estados Miembros, que de forma individual se oponen a los cultivos transgénicos alegando razones que no son científicas, se les permita imponer sus dictados al resto.




Datos:

• Todos los Estados Miembros de acuerdo con la Comisión Europea y el Parlamento Europeo establecieron el sistema de regulación actual para la aprobación y etiquetado de productos OGM en Europa.

• Las tecnologías de OGM no son nuevas y las variedades transgénicas se han cultivado para uso comercial durante 10 años. Han sido consumidos durante esos 10 años sin que se haya registrado un solo incidente negativo relacionado con la salud.

• La mejora en las cosechas y el incremento en la seguridad de los alimentos se han logrado a la vez que se ha reducido el uso de fitosanitarios, minimizando la erosión del suelo que implica el uso de los métodos tradicionales de control de malas hierbas, y la reducción de emisiones de carbono, mediante la reducción de la dependencia de los combustibles para la producción de los cultivos.

• Un estudio de PG Economics (http://www.bioportfolio.com/pgeconomics/), publicado el pasado mes de octubre, revela que los agricultores que emplean estas nuevas tecnologías incrementaron sus ingresos en 27 .000 millones de dólares entre 1996 y 2004, con beneficios significativos para el medio ambiente. Los beneficios económicos acumulados durante los nueve años para países en vías de desarrollo fueron de 15.000 millones de dólares y los beneficios excedentes para países industrializados, de 12.000 millones de dólares.

• En 2005 se registro un incremento del 11% en el cultivo global de variedades OGM. El año pasado, unos 8,5 millones de agricultores plantaron 90 millones de hectáreas de cultivos transgénicos en 21 países, y el número de agricultores que han cultivado estas variedades ha aumentado en 250.000. A modo de comparación: en 2003 hubo 97 millones de hectáreas de terreno cultivable en la UE. El año pasado la superficie global de cultivo OMG fue de 90 millones de hectáreas, el 93% del total de la tierra cultivable de Europa (Fuente: ISAAA).

• Otros continentes están adoptando tecnologías OGM muy rápidamente y, por lo tanto, están comenzando a ganar competitividad sobre la agricultura europea. En Europa, más del 75% de piensos animales contiene ingredientes OGM, muchos de los cuales son importados. El número de productos etiquetados en venta está creciendo. Las importaciones de soja a Europa también están aumentando.

• “La competitividad de la agricultura europea y las industrias de procesamiento de alimentos dependerá en un futuro de la genómica de las plantas, la biotecnología y su inteligente aplicación… La posición de Europa está decayendo como consecuencia de la inercia política causada por un agitado y polarizado debate en torno a esta cuestión entre oponentes y defensores” (Informe Plants for the future, 2004, de la Comisión Europea).


M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.