14/1/2005

Elevado grado de cumplimento en EEUU del programa de gestión del maíz Bt para evitar la aparición de resistencias en las plagas

Un 91% de los cultivadores de maíz Bt en Estados Unidos cumplen con las normas de gestión de la aparición de resistencias en los insectos (IRM), según el muestreo realizado en 2004, por quinto año consecutivo. Este porcentaje es similar al del año 2003 (92%) y superior al de años anteriores (87% en 2002 y 82% en 2001).

El programa de gestión de resistencia a insectos Insect Resistant Management (IRM) es en un código de buenas prácticas de la agencia de protección medioambiental (EPA) para los cultivos de variedades tipo Bt autoprotegidas contra insectos, al objeto de evitar que las plagas desarrollen resistencia a la toxina Bt. Básicamente consiste en dejar un porcentaje de cultivo no Bt, ni tratado con toxina Bt por pulverización, que sirve para que se multipliquen ejemplares del insecto no resistentes

Una de las causas de este elevado grado de cumplimiento es la existencia de un programa de verificación por parte de las empresas semillistas; (Compliance Assurance Program; CAP), por el que éstas divulgan la importancia de dejar refugios, comprobando mediante visitas de forma aleatoria el cumplimiento de las normas. A los agricultores que no cumplan dos años consecutivos no se les vende semilla Bt una tercera campaña.

En España, donde también se cultivan variedades de maíz Bt no existen por el momento normas oficiales para la gestión de la posible aparición de resistencias en este cultivo, aunque sí recomendaciones por parte de las empresas semillistas.


http://www.ncga.com/news/releases/2005/January/news010605.htm



Las variedades Bt son aquellas transformadas genéticamente con genes de la bacteria Bacillus thuringensis (Bt) para la producción de una toxina insecticida, que es inocua para mamíferos, aves y peces y solo ataca a los insectos que coman la planta. La utilización de esta toxina en pulverización está admitida por la agricultura denominada orgánica, biológica o ecológica.

La aparición de resistencias en las plagas se produce siempre que haya un método de lucha contra la misma, sea genético, químico o cualquier otro, por la propia selección y adaptación de la especie del insecto.

Según el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA), las plagas han desarrollado hasta el momento poca o ninguna resistencia a las proteínas insecticidas de Bacillus thuringiensis (Bt), que se utilizan tanto en los cultivos OMG autoprotegidos contra insectos, como, en pulverización, en la agricultura convencional y, sobre todo, en la llamada agricultura biológica, orgánica o ecológica.

El único insecto en el que se ha detectado hasta ahora resistencia inducida es en la palomilla o rasquiña de las crucíferas (Plutella xylostella), siendo atribuible esta resistencia a los tratamientos por pulverización, ya que no hay plantas de estas especies con la característica Bt.

M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.