29/9/2003

Permitida la siembra de soja OMG en Brasil en esta campaña

José Alentar, vicepresidente de Brasil y presidente en ejercicio de Brasil en ausencia de Lula que estaba de viaje, firmó el pasado jueves una disposición legislativa que permite de forma provisional la siembra de variedades OMG de soja en esta campaña, cuya s labores de siembra se inicia en estas fechas en los estados meridionales.

El decreto limita la autorización al reempleo de semilla de la cosecha anterior por los agricultores para su propio uso, prohibiendo la venta de semillas. Además los agricultores deberán asumir un compromiso de asumir hipotéticos daños a terceros y de pagar royalties a la empresa Monsanto, obtentora de la variedad: Condiciones que serán muy difíciles, si no imposibles de hacer cumplir en muchos casos.

El asunto de los OMG en Brasil es objeto de un duro debate en Brasil, uno de los pocos países del mundo donde los transgénicos están prohibidos por ley, lo que no impide que se siembren de forma clandestina o que se importe ocasionalmente maíz OMG cuyo desembarco se ha admitido en reiteradas ocasiones de forma “provisional”. Brasil cuenta además con una importante investigación pública dedicada a la biotecnología agraria. Dentro del mismo gobierno del presidente Luz Ignacio da Silva hay una fuerte polémica entre los partidarios y detractores de los OMG encabezados respectivamente por el ministro de agricultura Roberto Rodrigues y la ministra de medio ambiente Marina Silva. El Gobierno Federal estaba en esta ocasión entre la espada y la pared porque la siembra de soja OMG se iba producir con toda probabilidad, dentro fuera de la ley, lo mismo que en otras campañas.

Brasil es el segundo productor mundial de soja y en la campaña pasada por primera vez el primer exportador por delante de EEUU. La siembra de soja OMG es común desde hace varias campañas en algunos estados de Brasil, especialmente en el sur del país, estimándose que más del 10% de la soja brasileña es OMG. Los productores de soja de EEUU se han quejado en diversas ocasiones de la ventaja competitiva que supone a los brasileños no tener que pagar royalties por la tecnología, dado el carácter clandestino de las siembras en Brasil.


Esta historia, aparte de mostrar las contradicciones políticas de Brasil (El Partido de los Trabajadores de Lula manifestó e su campaña electoral su postura contra los OMG) , pone en evidencia una falsedad comúnmente difundida por grupos anti-OMG referida a que los transgénicos implican biológicamente la obligatoriedad de comprar semillas cada año y pagar royalties. La posibilidad de reemplear semilla un año tras otro depende de la genética de la especie y el tipo de variedad que se trate y en principio nada tiene que ver con la característica de ser o no ser OMG.

M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.