4/7/2003

La decisión de la Eurocámara desbloquea el desarrollo de la biotecnología en Europa

La Fundación ANTAMA cree que la aprobación de los reglamentos de trazabilidad y etiquetado de organismos modificados genéticamente (OMGs) y alimentos y piensos que procedan y/o contengan OMGs garantiza al derecho a la información de los consumidores.

Madrid, 3 de julio de 2003 – La Fundación ANTAMA considera que la decisión de la Eurocámara es un paso adelante para el fin de la moratoria de facto que mantiene la Unión Europea sobre la aprobación de nuevos productos modificados genéticamente, aunque estima que los requisitos aprobados son muy rigurosos y complicados de llevar a la práctica.
 
Los reglamentos aprobados abren la puerta a nuevos desarrollos biotecnológicos en la Unión Europea aunque también implican grandes dificultades para la industria al obligar a etiquetar los productos a partir de porcentajes muy bajos de presencia de OMGs, sólo detectables mediante técnicas complejas y costosas.
 
Otra muestra del rigor de estos reglamentos y uno de sus aspectos más controvertidos es que obligará a etiquetar los alimentos y piensos que procedan de cultivos modificados genéticamente, aunque el producto final no contenga OMGs (es el caso del azúcar o el aceite, por ejemplo).
 
Puntos destacados de los reglamentos
 
Tras dos años de intensos debates, el PE decidió que los alimentos y piensos que contengan más de un 0,9% de ingredientes modificados genéticamente deberán indicarlo en la etiqueta.
 
Igualmente, deberán ir etiquetados los alimentos y piensos que contengan más de un 0,5% de OMGs que no han sido autorizados pero que cuentan con el visto bueno de los comités científicos (es decir, sobre los que pesa la moratoria), durante un periodo transitorio de 3 años.
 
Los reglamentos aprobados deberán ser ratificados por los Consejos de Ministros de Agricultura y Medio Ambiente durante los próximos 30 días. Los operadores deberán cumplir estos nuevos requisitos en el plazo de seis meses tras su publicación en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas. Los reglamentos de Trazabilidad y Etiquetado serán efectivos 3 meses después de su publicación, y los de Alimentos y Piensos tardarán aproximadamente 6 meses después de su publicación.
 
La decisión de ayer del Parlamento se une a la petición realizada a finales de mayo por seis Estados Miembros (España, Reino Unido, Holanda, Irlanda, Finlandia y Suecia) para que la UE levantara la moratoria.
 
España cultiva maíz modificado genéticamente (resistente a la plaga del taladro) desde 1998 con buenos resultados y creciente demanda entre los agricultores. Según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el número de hectáreas sembradas en la presente campaña es de 32.000 y el Plan de Seguimiento realizado durante los últimos 5 años ha confirmado la seguridad de las primeras variedades autorizadas. La Fundación Antama confía en que el ejemplo español sirva de modelo de aplicación y comercialización de semillas modificadas genéticamente para el resto de Europa.
 
 
Declaraciones de interés
 
“A nosotros este reglamento nos parece una muy buena noticia porque armoniza el derecho del consumidor a estar informado y a poder elegir y, con la intención de la Unión Europea de aprobar nuevos OMGs el próximo año, el derecho de los agricultores a aplicar las nuevas tecnologías para conseguir una mayor rentabilidad en sus producciones”.
 
Esteban Andrés, presidente de ASAJA Aragón
 
“Asaja Sevilla muestra su satisfacción con la aprobación de la nueva normativa sobre OMGs que pone fin a la moratoria. A juicio de esta organización, con esta medida la agricultura europea supera una de las barreras que impedían nuestra plena entrada en el siglo XXI. Entre los cultivos pendientes de autorización en la Unión Europea se encuentra el algodón Bt. La moratoria sobre esta variedad ha provocado que en los últimos cuatro años los algodoneros españoles hayan perdido más de 127 millones de euros”.
 
ASAJA Sevilla (extracto de una nota de prensa publicada el 3 de julio de 2003)
 
“Gracias a la nueva normativa de etiquetado los consumidores tendrán derecho a elegir de forma voluntaria si quieren consumir o no alimentos modificados genéticamente., aunque quiero añadir que este etiquetado es meramente informativo, porque hasta la fecha no se ha demostrado que estos alimentos tengan riesgos para la salud, después de muchos estudios exhaustivos”.
 
Gemma Trigueros, técnico experto en alimentación de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), declaraciones realizadas en el programa Protagonistas de Luis del Olmo el 3 de julio de 2003.
 
“La verdad es que como investigador no tengo una opinión formada sobre el asunto, así que habrá que esperar para ver si este reglamento tiene consecuencias positivas para el desarrollo de la Biotecnología, aunque confío en que sí”.
 
Francisco García Olmedo, catedrático de Biotecnología Vegetal de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid
 
“Este reglamento supone al fin un desbloqueo a la moratoria de facto que comenzó en 1998 y deja sin excusas a los países que hasta la fecha se han opuesto a las plantas transgénicas, ya que la regulación que exigían para su autorización ha finalizado y tampoco hay evidencias científicas que demuestren que “no son inocuos para la salud. Ahora tendrán que definir más claramente cuál es su postura”.
 
José Luis García, Subdirector General de Programación, Seguimiento y Documentación Científica del CSIC
 


M�s informaci�n sobre biotecnologia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.