7/7/2017

Primera venta de créditos de carbono generados por arroceros a Microsoft

Los primeros créditos de carbono generados por los arroceros fueron vendidos a Microsoft, que compró compensaciones de carbono a los granjeros de arroz en Arkansas, Mississippi y California que habían trabajado durante los últimos 10 años para poner en práctica medidas de conservación en sus explotaciones. Estos pioneros probaron que, al adoptar prácticas de conservación en sus cultivos de arroz, pueden reducir las emisiones de metano y generar un crédito de carbono que puede ser vendido en el mercado del carbono.

Sus prácticas voluntarias de conservación, además de reducir las emisiones de metano, generando créditos de carbono, tienen numerosos "beneficios compartidos", tales como la reducción de los costes de bombeo de agua, un menor consumo de combustible, un menor consumo de agua y una menor carga de nutrientes en las masas de agua, con lo que también contribuyen a reducir el consumo de energía y de agua, recurso crítico para estas regiones. Los productores del proyecto de arroz, por ejemplo, usaron un 30% menos de agua, sin pérdida de rendimiento.

La venta de los créditos de compensación de carbono fue gestionada a través de un complicado proceso de medición y verificación. Con la ayuda de entidades de verificación de terceros, los productores han sido capaces de cuantificar con precisión la cantidad de emisiones que están evitando de manera verificable y lo suficientemente rigurosa como para poder venderla en el mercado.

La transacción tuvo lugar en un mercado voluntario, el Registro Americano de Carbono. Hasta ahora, las operaciones de compensación de carbono basadas en tierras de cultivo que han tenido lugar en los EEUU han sido voluntarias. Este mercado voluntario de carbono depende en gran medida de los compromisos corporativos que, por otra parte, continúan expandiéndose.

Microsoft ha establecido su propio sistema de precios internos de carbono para reducir el impacto significativo del carbono de la compañía, debido en gran parte a la energía utilizada para alimentar sus centros de datos.

Las compañías podrían encontrar las compensaciones basadas en la agricultura particularmente atractivas porque los consumidores están demandando alimentos producidos de manera más sostenible.

Según declaraciones de los productores de Arkansas involucrados en el proyecto, se necesitaría un tipo de sello verde en cada bolsa de arroz, acompañado por un código de barras que le dice al consumidor que este arroz fue cultivado usando menos agua, menos energía y al mismo tiempo creando más hábitat de aves acuáticas.


M�s informaci�n sobre arroz



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.