31/5/2017

Los fetos de hembras grávidas sacrificadas es muy probable que no sufran dolor, según las EFSA

El Panel de Sanidad y Bienestar Animal de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha examinado cuestiones relacionadas con el sacrificio de hembras de animales de granja en estado de gravidez y ha emitido una opinión científica, que analiza la probabilidad de que los fetos puedan sentir o no dolor en el momento del sacrificio. El dictamen cubre bovino de carne y leche, porcino, equino, ovino y caprino

De acuerdo con los expertos de la EFSA, de media, el 3% de las vacas lecheras, el 1,5% de las vacas de carne, el 0,5% de los cerdas, el 0,8% de las ovejas y el 0,2% de cabras en la UE son sacrificadas durante el último tercio de la gestación. Las razones pueden variar, desde el desconocimiento del hecho por parte del ganadero a razones sanitarias (el animal está enfermo) o económicas (el ganadero necesita liquidez).

Los expertos de la EFSA estiman que el escenario más probable (con una probabilidad del 66 a 99%) es que los fetos no sufran cuando se sacrifica a la madre durante el último tercio de la gestación. Esto se debe principalmente a factores tales como mecanismos en el cerebro que inhiben la capacidad de experimentar dolor, niveles bajos de oxígeno en el cuerpo del feto y que los fetos están dormidos la mayor parte de la gestación.

El escenario menos probable (probabilidad de 1 a 33%), es que los animales sientan dolor, según los expertos. Este resultado se basa en una interpretación posible de la actividad eléctrica detectada en los cerebros de fetos y su capacidad para responder a los estímulos externos.

El dictamen de la EFSA recoge una serie de medidas para reducir los sacrificios de hembras grávidas.


M�s informaci�n sobre ganaderia



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.