4/5/2017

Los agricultores británicos alertan del peligro para muchos cultivos de la extensión de la prohibición de los neonicotinoides

La organización agraria británica NFU ha hecho un llamamiento publico a su gobierno y a sus europarlamentarios para que se opongan a la propuesta de la Comisión Europea de ampliar las restricciones impuestas a tres neonicotinoides, a todos sus usos en todos los cultivos en campo abierto, incluso a los que no suben a flor. La Comisión Europea quiere votar esta propuesta en la reunión del Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentación y Piensos, que se celebrará el 17 y 18 mayo próximos. La NFU ha alertado que solo en el Reino Unido,más de un millón de hectáreas de cereales, remolacha y otros cultivos pueden verse en riesgo si la propuesta sale adelante.

En 2013, se aprobó el Reglamento nº 485/2013, por el que se suspendía a partir del 1 de de diciembre de 2013, el uso de tres plaguicidas de la familia de los neonicotinoides (clotianidina, imidacloprid y tiametoxam) en el tratamiento de las semillas, en su aplicación al suelo (gránulos) y en el tratamiento foliar de plantas y cereales (a excepción de los cereales de invierno) que son atractivos para las abejas. En estas restricciones se incluían algunas excepciones, que tienen que ver con la posibilidad de tratar los cultivos atractivos para las abejas ya sea en invernadero o en campo abierto, pero siempre después de la floración. Con la actual propuesta de la Comisión se eliminarían las excepciones en campo abierto.

Según el Instituto de investigación agraria británico, Rothamsted Research, hay falta de evidencia científica que justifique estas restricciones, las cuales están dominadas por intereses creados en lugar de por la imparcialidad de la ciencia, causando más daño que beneficio. Defiende que hay que estudiar la protección de cultivos en su sentido más amplio, combinando el control químico convencional con una mejor vigilancia de plagas, la mitigación de resistencia a los pesticidas y el desarrollo de la protección de cultivos próxima generación. Además, destacan que si un grupo de sustancias se prohíben, el resto se usarán más, aumentando el riesgo de resistencia.

Uno de los cultivos que más ha sufrido el impacto de la restricción impuesta en 2013 ha sido la colza. Según un estudio realizado por el COPA-COGECA y otras asociaciones, la producción de colza se ha reducido en 912.000 t (la producción de Rumania) y ha provocado pérdidas de 400 millones de euros a los agricultores.


M�s informaci�n sobre remolacha



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.