23/3/2017

El 33% de las Áreas Importantes para las Aves de España sufren la amenaza de las aguas residuales según SEO/BirdLife

La Comisión Europea ha llevado a España en dos ocasiones ante el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea por no garantizar una adecuada depuración de aguas residuales (1) en 17 núcleos urbanos (2), cuestión que conllevó una sanción inicial de más de 46,5 millones de euros y que supone una multa diaria de 171.217,40 euros desde el 17 de noviembre del pasado año, hasta que se adopten medidas. Además del perjuicio económico para las arcas públicas, SEO/BirdLife subraya, en el Día Mundial del Agua, el impacto negativo de este problema sobre la salud humana y el medio ambiente. Según datos de la ONG, las poblaciones de aves del 33% de las Áreas Importantes para la conservación de las Aves (3) de España (IBA en sus siglas en inglés) están amenazadas, de forma alta o muy alta, por las aguas residuales.

Vertidos ocasionales, aguas residuales domésticas y urbanas, y efluentes industriales, agrícolas o ganaderos están afectando de forma preocupante a algunos de los humedales de mayor valor ambiental del país. Es el caso de la ría del Eo, las marismas de Santoña, la albufera de Valencia, El Hondo-Carrizales de Elche, el Mar Menor, las marismas del Guadalquivir, las Tablas de Daimiel o los embalses del Vicario, Gasset y Navas de Malagón, entre otros.

“La situación que describen los datos de SEO/BirdLife es imprudente y preocupante para el bienestar de los ciudadanos y la conservación de la biodiversidad”, explica el responsable de Aguas de la organización ambiental, Roberto González. “Reclamamos a las administraciones la completa erradicación de los vertidos de aguas residuales sin depurar, especialmente en aglomeraciones urbanas pequeñas y medianas, y solicitamos el incremento de las exigencias respecto a las concentraciones de contaminantes de las aguas depuradas que se vierten ecosistemas acuáticos que puedan verse amenazados”, añade.

SEO/BirdLife destaca la gravedad del problema en aquellos humedales que podrían entrar en un punto de no retorno: L’Albufera de Valencia (4), Delta de L’Ebre y Doñana. Por ello, mantiene abierta una campaña de recogida de firmas para exigir a los responsables políticos de estos tres espacios acciones concretas y urgentes que eviten una situación irreversible.


Aguas residuales, oportunidad de reutilización

España solo reutiliza para otros usos poco más del 10% de las aguas que depura. Se trata de una cuestión que, a juicio de SEO/BirdLife, ha de analizar y corregirse.

“España no se puede permitir desaprovechar todo el potencial de los cerca de 5.000 hectómetros cúbicos de agua que se depuran al año en las aproximadamente 3.000 plantas depuradoras. Deben aplicarse todas las medidas disponibles para la reutilización en otros usos, como industriales, riego de espacios verdes urbanos, limpieza de zonas urbanas o el uso agrícola. Este último es de especial importancia porque implicaría reducir la presión que ejerce esta actividad sobre los ecosistemas acuáticos: el regadío supone más del 70% del agua que se gasta en España”, indica González.

“Aprovechar mejor unas aguas residuales convenientemente tratadas en agricultura podría tener un positivo impacto en aquellas IBA que dependen del agua y que sufren la sobreexplotación o la falta de caudales ecológicos. Al menos 50 IBA españolas sufren esta situación”, concluye el responsable de SEO/BirdLife.


(1) Aguas residuales: cualquier tipo de agua cuya calidad se vio afectada negativamente por influencia del ser humano (haya sido, o no, depurada).

(2) Las 17 aglomeraciones implicadas en la denuncia de la Comisión Europea son Matalascañas, Alhaurín el Grande, Isla Cristina, Tarifa, Coín, Estepona-San Pedro de Alcántara y, respectivamente, Nerja y Barbate (Andalucía), Gijón Este (Asturias), Santiago de Compostela, Aguiño-Carreira-Ribeira y, respectivamente, Vigo (Galicia), Benicarló, Peñíscola y, respectivamente, Teulada-Moraira (Comunidad Valenciana), Noreste (Valle Guerra) y Valle de Güímar (Tenerife, islas Canarias).

(3) Las IBA son espacios designados por BirdLife International como puntos clave para la conservación de la avifauna. Para identificarlo, se siguen criterios estandarizados y consensuados por expertos científicos. Este programa se inició en 1985. Hasta el momento, se han identificado más de 10.000 IBA en todo el mundo. De ellas, 469 están en España. El programa de IBA está reconocido como instrumento de trabajo de la Comisión Europea. La mayoría de administraciones y empresas consultoras lo utilizan en los procedimientos de evaluación de impacto ambiental.

(4) L‘Albufera de Valencia, la importancia del equilibrio:

SEO/BirdLife recuerda que no todas los vertidos de aguas residuales depuradas favorecen a los ecosistemas acuáticos y a su biodiversidad. Desde los años ochenta, aunque en L’ Albufera se ha reducido la entrada de aguas residuales sin depurar, se ha disparado la entrada de aguas residuales depuradas superando los 60 hm3/anuales. A pesar de que son bajas en concentraciones de fósforo, grandes cantidades de estas aguas conllevan una alta carga de fósforo global en la laguna, agravando el proceso de eutrofización que sufre el humedal y que afecta a las comunidades de aves, como es el caso del amenazado pato colorado.

M�s informaci�n sobre medio ambiente



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.