22/3/2017

Italia se opone a la etiqueta nutricional de semáforo

Italia se dirigirá a la Comisión de la UE pidiéndole que intervenga para impedir la difusión de un elemento distorsionante del mercado, afirmó en días pasados el Ministro de Políticas Agrícolas Maurizio Martina, comentando la noticia del apoyo a un posible sistema de etiquetado a semáforo por parte de algunas multinacionales de la industria alimentaria europea. Se trata del llamado “traffic lights system”, introducido en su momento, sobre base voluntaria, por la gran distribución británica con el apoyo de las asociaciones de consumidores y luego adoptado por la administración sanitaria de ese país. Este sistema consiste en colocar en los envases de productos una información sintética sobre el contenido de grasas, azúcares y otros, utilizando los colores verde, amarillo y rojo, en función de las cantidades contenidas y de sus posibles repercusiones en el equilibrio de una sana alimentación.

El Ministro Martina reiteró con fuerza la oposición de Italia a este sistema, recordando que ya el año pasado, junto con 15 países europeos lo había criticado abiertamente porque ''provoca daños económicos y de imagen a nuestros productos, no comporta ningún beneficio para los consumidores y no promueve un estilo alimentario equilibrado o una dieta sana, clasificando los alimentos con parámetros discutibles y aproximativos''. Según Martina no es aceptable que productos de calidad DOP e IGP puedan ser marcados con semáforo rojo, tal como ocurre con otros alimentos que son parte de la dieta mediterránea, como el pescado y el aceite de oliva, mientras que bebidas gaseosas con edulcorantes obtienen el semáforo verde''.

Se teme que a medio plazo la Comisión Europea, con el apoyo de los grandes grupos industriales y de las asociaciones de consumidores, pueda considerar los semáforos como el modelo a aplicar en toda Europa, aunque sea a título facultativo.

Por su parte, el Vicepresidente primero de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, Paolo De Castro, dijo que es preciso asegurar a los ciudadanos un etiquetado de los alimentos claro y transparente que los informe, pero no los condicione en sus decisiones y por este motivo se dijo contrario este tipo de etiquetado, que considera distorsionante y que induce a confusión. Anunció asimismo que hablaría con el Comisario de Salud Andriukaitis para pedirle que se pronuncie sobre este tema y actúe en defensa de los consumidores. En varias ocasiones, con una interrogación parlamentaria específica, firmada por cien europarlamentarios, De Paolo manifestó a la Comisión Europea sus dudas sobre este sistema porque perjudica, y no sólo económicamente, a muchos de los productos italianos más conocidos y exportados, y proporciona al consumidor informaciones equivocadas, concluyó De Castro, según publica el Boletin Exterior del Mapama.


M�s informaci�n sobre alimentacion



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.