16/1/2017

Francisco García Verde de Syngenta: "Tenemos que ser más productivos y medioambientalmente ambiciosos"  

Pagina nueva 4

Hemos tenido la oportunidad de charlar con Francisco García Verde, Responsable de Agricultura Sostenible de Syngenta, quien nos ha contando de primera mano, en qué consiste y que se está consiguiendo con el proyecto The Good Growth Plan, liderado por Syngenta.

 

 

Syngenta puso en marcha en 2014 el proyecto The Good Growth Plan ¿cuál es el objetivo del mismo?.

 

Con The Good Growth Plan, Syngenta pretende dar respuesta a la nueva visión de la compañía. Una iniciativa para poner en práctica una agricultura rentable y sostenible.

 

The Good Growth Plan ha puesto en marcha tres pilares de sostenibilidad, estableciendo unos compromisos para cada uno de los pilares. El primer pilar es el de hacer los cultivos más eficientes. Este es  un pilar en el que Syngenta se siente cómoda, porque es lo que la compañía hace y viene haciendo desde años atrás, poniendo a disposición del agricultor la nueva tecnología, con el fin de hacer los cultivos más productivos; y todo ello sin quitar la vista a nuestro entorno, el medio ambiente y las personas, donde el segundo y tercer pilar pretende dar respuesta.

 

En el pilar medioambiental, nos hemos fijado dos compromisos. Uno relacionado con la biodiversidad, que es el gran desafío que tiene la Política Agraria Común en Europa. Con este fin  estamos apostando por un proyecto muy ambicioso que es Operación Polinizadores.

 

El otro compromiso medioambiental de la recuperación de suelos. Este es otro reto al que se enfrenta el sector, tanto por la pérdida de suelo, como por la necesidad de conservar las actuales zonas de cultivo sin la necesidad de aumentar la competencia con el entorno medioambiental.

 

Y en el pilar social, nuestro principal objetivo es fomentar el uso seguro de nuestros productos, para ello la formación se ha convertido en uno de los aspectos que estamos promocionando en el marco del Good Growth Plan.

 

 

De esta forma, ¿se podrá así ayudar a dar respuesta al problema que denuncia la FAO de la creciente demanda de alimentos en los próximo 40 años por la explosión demográfica?

 

Efectivamente, con este primer pilar queremos dar respuesta a la gran demanda de alimentos que se espera en los próximos años, pero además, no solo trabajamos para hacer los cultivos más eficientes, que es un gran reto de todo el sector, sino también, hacerlo respetando el entorno y respetando a las personas. Ahí es donde aparecen los otros dos pilares que conforman el plan: el pilar medioambiental y el pilar social.

 

 

¿Qué zonas están más afectadas por la degradación del suelo?

 

La degradación del suelo es uno de los pilares más importantes del plan y en el que estamos haciendo un gran esfuerzo. La pérdida o degradación del suelo es muy importante, ya que éste no solo es un sustrato en el que se sostiene la planta, sino que también es un entorno lleno de vida, que da vida a la planta. Cuando el suelo se pierde, necesita miles de años para recuperarse.

 

En España tenemos cifras muy preocupantes de pérdida de suelo, con una media de pérdidas de 23 toneladas por hectárea y año.

 

 

¿Qué compromiso tiene el Plan en cuanto a degradación de suelos?

 

Pensamos que el futuro pasa por la agricultura de conservación. El compromiso es aumentar la superficie de agricultura mediante esta técnica agronómica, entendiendo como tal, el mínimo laboreo, la siembra directa y el establecimiento de cubiertas vegetales en cultivos leñosos (viñas,  frutales). Entre septiembre de 2014 y septiembre de 2015 se implementaron 4.400 hectáreas de agricultura de conservación entre siembra directa y cubiertas vegetales. Estas cifra se han conseguido gracias al trabajo realizado con la Asociación Española Agricultura de Conservación y asociaciones locales como AVAC , desarrollando jornadas de difusión, estableciendo compromisos con los distribuidores de promoción de siembra directa, promocionando directamente con los agricultores el establecimiento de cubiertas vegetales, entre otras acciones.

 

 

Esta PAC más verde que se aplica ahora, ¿está ayudando?

 

La PAC, a través del greening, sin duda ha supuesto un paso adelante. Y se han incorporado aspectos que pretenden mejorar la relación agricultura/medioambiente. Pero quizás ha sido poco ambiciosa, quizás por la complejidad del cambio.

 

Las últimas noticias en cuanto a la revisión de la PAC indican que se van a reforzar los aspectos medioambientales. Esperamos que las medidas agroambientales jueguen un papel importante para liderar el cambio, y entre todos seamos capaces de poner en valor la agricultura Europea.

 

 

Sorprende positivamente que una empresa de fitosanitarios considere que la Comisión Europea es  poco ambiciosa en aspectos medioambientales

 

Pensamos, por ejemplo, que en temas de protección de suelo se puede ser más ambicioso. Estamos totalmente convencidos del beneficio de las  medidas de agricultura de conservación, que no solo impiden la pérdida de suelo por erosión sino que además, evitan la escorrentía y previenen fuentes puntuales de contaminación de aguas.

 

A modo de ejemplo, el establecimiento de cubiertas y no laboreo, mejora  la estructura del suelo, y además de mejorar la materia orgánica, hace que se retenga el agua evitando así la escorrentía. Son aspectos beneficiosos para todos, y además velan por el futuro del sector.

 

 

Antes nos comentaba que dentro del pilar de medioambiente y del  compromiso de la biodiversidad estaban trabajando en el proyecto "Operación Polinizador", ¿en qué consiste este proyecto?

 

La operación polinizador busca la colaboración del agricultor para la creación de márgenes en las tierras de cultivo con el fin de que se conviertan en hábitats para los polinizadores (abejas silvestres, dípteros etc) y otros artrópodos beneficiosos (depredadores como la mariquita o la crisopa), proporcionándoles alimentos y refugio. Los márgenes de polinizadores deberían ser corredores de entre 1,5 a 5 m de ancho alternándose en los cultivos, y ocupando entre un 3-6% de la superficie. También podrían ser islas en zonas marginales.

 

Se ha desarrollado una mezcla de semilla para sembrar estos márgenes,  buscando plantas que sean autóctonas, de fácil manejo por parte del agricultor, que incluyan diversidad de familias para permitir una larga cobertura floral, que resulten atractivas para los polinizadores, que compitan con las malas hierbas, que no infesten los cultivos y que no sean reservorios de plagas. 

 

Es un proyecto que nos está sorprendiendo gratamente, ya que en apenas tres años de ensayos, estamos teniendo unos resultados increíbles. Estamos identificando y catalogando todo lo que encontramos.

 

Por ejemplo, recientemente en un proyecto con la empresa Hero hemos encontrado una especie de lepidóptero que está utilizada como bioindicador. Se trata de una especie que estaba en retroceso y que dentro de la Península Ibérica, solo se estaba encontrando en Pirineos y Sierra Nevada. Nosotros la hemos encontrado en una zona de Teruel. Esto es un indicador de que se puede hacer una agricultura competitiva compatible con el medio ambiente preservando el entorno natural.

 

En los dos primeros años hemos conseguido implementar 1.160 ha de márgenes y tenemos como objetivo, cifras muy ambiciosas. Esperamos poder llegar a  las 4.500 ha en España y Portugal en 2020.

 

 

¿Cómo se contabilizan estos márgenes a efectos de la PAC?

 

La reglamentación comunitaria da la posibilidad de reconocerlos dentro de las áreas de interés ecológico para poder optar al pago verde. Sin embargo, en la normativa Española no está claramente definido, y los agricultores que se animan a aplicar este tipo de buenas prácticas, encuentran algunas dificultadas a la hora de hacer la solicitud en la PAC, porque no aparece como medida específica y por lo tanto no aparece en ninguna casilla.

 

El Ministerio de Agricultura está siendo muy receptivo con este proyecto y sabemos que les gusta. Todos somos conscientes de que no solo se trata de poner en marcha las medidas, sino luego medirlas y controlarlas. En otros países, como en Italia, se está implementando a través de medidas específicas en los programas de desarrollo rural. Ahora en España, ya hay dos borradores de ayudas agroambientales en Murcia y en Cataluña que han incluido una medida similar. Y se prevé que Andalucía lo haga en breve.

 

 

Nos queda por último que nos hable del tercer pilar, el pilar social

 

Este pilar en España, lo estamos enfocando hacia la protección de los aplicadores. Para ello, estamos trabajando en mejorar la información y la formación, para que los tratamientos se hagan de manera totalmente segura, cumpliendo las indicaciones de las etiquetas. Se ha puesto en marcha una campaña de concienciación sobre el uso seguro de los productos para el que hemos preparado un pack de información que facilitamos a cooperativas y  distribuidores en los eventos que realizamos. Tenemos mucho material disponible con presentaciones de muchas temáticas relacionadas con el uso seguro de los productos, en los que la información se expone de manera amena, fácil de recordar y reforzando mensajes.

 

Otro aspecto clave es la calibración y regulación de los equipos de aplicación, donde contamos con un socio de lujo, la Universidad Politécnica de Caltaluña, expertos en el tema que nos ayudan a formar y difundir el conocimiento.

 

Desde que comenzó el Good Growth Plan hemos llegado a 10.200 personas en estos tres primeros años.

 

 

Y ya para terminar ¿cual sería en cifras, el balance de estos dos años de aplicación del Plan y los objetivos para los próximos años?

 

En estos tres años hemos lanzado 5 nuevos productos, 24 nuevas variedades de cultivos extensivos y 7 nuevas variedades de hortícolas, que han incorporado alguna resistencia o tolerancia. Con todo ello estamos contribuyendo a mejorar la productividad.

 

Referente al segundo pilar, al del medio ambiente, hemos conseguido en colaboración con socios claves, el fomento de la biodiversidad a través de márgenes multifuncionales en más de 2.000 hectáreas en estos 3 primeros años. Y si hablamos de suelo, la cifra está entorno a las 167.000 hectáreas.

 

Y como hemos comentado antes, en formación hemos podido llegar a 10.000 agricultores.

 

Cifras que esperamos que sigan creciendo en los próximos años. Para ello vamos a seguir apostando y poniendo todo el empeño posible.

 


M�s informaci�n sobre medio ambiente



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.