18/10/2016

La mayoría de los españoles no sigue los hábitos de la dieta mediterránea

La información desprendida de las evaluaciones nutricionales de las distintas poblaciones son una herramienta imprescindible para las políticas de salud pública. En el caso de España, estos estudios nutricionales presentan unos patrones alimentarios muy similares a los de países de nuestro entorno, especialmente los del sur de Europa. A pesar de lo recomendado, los españoles no tenemos una adherencia importante a la dieta mediterránea, eso sí, tal y como afirma el doctor Emilio Martínez de Victoria, catedrático de Fisiología e Investigador del INYTA (Universidad de Granada) y miembro del Comité Científico de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT): “Seguimos conservando hábitos propios de esta dieta como la grasa añadida o el aceite de oliva, que nos diferencia de otros países del centro y el norte de Europa”. Esta ha sido una de las ideas destacadas durante el Curso Internacional: Evaluación nutricional y de estilos de vida de poblaciones, celebrado durante los días 17 hasta el 19 de octubre, en San Miguel de Tucumán, Argentina y organizado por FINUT.

En este sentido, los profesionales reunidos han apuntado que, actualmente, además de los hábitos alimentarios, el consumo de alimentos y los patrones dietéticos, el mantenimiento de la salud y la prevención de enfermedades pasan por hábitos de vida saludables que incluyen actividad física regular, comportamientos no sedentarios, tabaco, alcohol y una nueva vertiente la sostenibilidad ambiental.

Así, el caso de España se aleja relativamente de este patrón ya que: “Entre la población adulta joven (entre 20 y 40 años) existe un porcentaje importante con comportamientos claramente sedentarios y que no alcanzan las recomendaciones de actividad física de al menos 30 minutos diarios, 5 días a la semana”, resalta el doctor Martinez Victoria.

En relación con Latinoamérica, “los patrones alimentarios occidentalizados coinciden con los que detectamos en España pero de nuevo con los matices mediterráneos. Eso sí, existe un hecho diferencial que es la doble carga que sufren alguno de estos países de Latinoamérica con la desnutrición, por un lado y el sobrepeso y obesidad por otro”, apunta el experto.


Evaluación nutricional

Según los profesionales reunidos en el curso, las técnicas de encuesta nutricional son, a día de hoy, las más utilizadas, “Aunque es necesario armonizar la metodología para poder comparar los resultados obtenidos en distintos países y regiones del mundo”, reconoce el doctor. De hecho, la European Food Safety Authority (EFSA) ha puesto en marcha un programa de armonización de la metodología de encuestas alimentarios con el objeto de lanzar un proyecto paneuropeo, el EU Menú.

Por su parte, en España, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), ha realizado dos estudios piloto (ENALIA y ENALIA 2) con esta metodología entre población nacional de todas las edades.

“Asimismo, la medición de los hábitos de actividad física han dado un paso importante ya que se está pasando de los cuestionarios de actividad física validados, pero subjetivos, que los participantes rellenaban y que normalmente sobrevaloraban la actividad física, al uso de dispositivos (acelerómetros) que llevan consigo los participantes, que detectan los movimientos durante todo el día y la intensidad de esos movimiento lo que supone una medida más objetiva y fiable de los hábitos de actividad física. Fuente: Finut


M�s informaci�n sobre alimentacion



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.