17/10/2016

Sector de puesta en España: 1.100 granjas y 41,3 millones de gallinas

El segundo viernes de octubre países de todo el mundo celebran desde 1996 el Día Mundial del Huevo, una iniciativa de la Comisión Internacional del Huevo (IEC, por sus siglas en inglés) que recuerda la importancia de este alimento y sus ventajas para la nutrición, la salud y la sostenibilidad económica del medio rural en todo el mundo.

El tejido productivo del huevo español lo forman 1.100 granjas registradas para producción de huevos de gallina, además de 849 centros de embalaje de huevos y 34 industrias de fabricación de ovoproductos, según los datos oficiales de los Ministerios de Agricultura y Sanidad. Son en general pequeñas y medianas empresas familiares, ubicadas en el medio rural de toda España, que contribuyen a su desarrollo económico con una actividad estable. Un sector moderno y eficiente, que ha realizado importantes inversiones en tecnología y equipamientos.

Las granjas españoles están en su mayoría unidas al centro de embalaje que recoge, clasifica y envasa los huevos y los distribuye a las tiendas. Por eso el huevo llega desde la gallina al consumidor entre uno y tres días de media. Una cadena de comercialización tan corta favorece la trazabilidad total, la frescura y la calidad del huevo y optimiza costes. Los profesionales del sector (empresarios, granjeros, nutricionistas, veterinarios o responsables de calidad, entre otros) aplican los requisitos del exigente Modelo Europeo de Producción de huevos y hacen de la avicultura de puesta española una de las más eficientes de la Unión Europea.

En 2015 las granjas comerciales españolas alojaban a 41,3 millones de gallinas ponedoras, y la producción de huevos fue 1.097 millones de docenas, con una facturación de 925 millones de euros. El sector del huevo supone el 2% de la producción final agraria y el 6% de la producción final ganadera.

Las principales regiones productoras de huevos son Castilla-La Mancha (27% de la producción), Castilla y León (17,5%), Aragón (11%), Cataluña (8%), Comunidad Valenciana (8%) y Andalucía (6%).

Las granjas de ponedoras en la UE son de cuatro tipos: de gallinas en jaula acondicionada, en suelo, camperas o ecológicas. Según los datos del MAGRAMA, en 2015 el 92% de las ponedoras españolas están alojadas en jaulas acondicionadas, y el 48% de las granjas produce en este sistema.

El consumo de huevos en nuestro país es de 14,4 kg/per cápita en 2015, unos 222 huevos por persona y año. De ellos, 8,4 kg corresponde a los hogares, como huevos frescos (unos 133 huevos, casi el 60% del total). Cantabria, Aragón, País Vasco y Navarra son las comunidades con mayor consumo, y Extremadura, Canarias, Andalucía y Castilla-La Mancha, las que menos huevos consumen per cápita (datos del Panel de Consumo Alimentario de 2015 del MAGRAMA).

El español valora a la hora de comprar huevos factores como la frescura, el tamaño y precio, por encima de aspectos como el sistema de producción, el envase o la marca (resultados de la encuesta “Huevómetro”, realizada a 2.000 consumidores españoles en junio 2016). España es autosuficiente en producción de huevos, y exporta un 20% de su producción.

En 2015 en la Unión Europea había 383 millones de ponedoras (el 56% en jaulas acondicionadas) en 22.235 granjas. Los mayores productores son Alemania, Italia, Francia, Polonia y España, que suman el 60% del censo total.

La UE es autosuficiente en producción de huevos, y uno de los principales proveedores del mercado mundial, junto con Estados Unidos, Turquía y Malasia. El 5% de la producción comunitaria de huevos se exportó en 2015 a países terceros. Los mayores compradores de huevos y ovoproductos en el mundo son China, Singapur, Japón y Suiza.

En España la directora de la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos (INPROVO), Mar Fernández, destaca que “los avicultores españoles y europeos responden a la demanda de los consumidores aplicando los requisitos del Modelo Europeo de Producción, el más exigente del mundo. Pero su futuro depende de que la sociedad lo conozca y valore, y también de que la UE lo proteja como corresponde en los acuerdos comerciales. Hasta ahora no ha sido así, y eso nos preocupa.”

El Modelo Europeo de producción promueve una ganadería sostenible: compatible con la protección del medio ambiente, del bienestar y la sanidad animal y con altos estándares de seguridad alimentaria, además de viable económicamente. Por ello los productores comunitarios aplican más de 70 normas para poner en el mercado huevos seguros y frescos. Abrir el mercado de la UE a las importaciones de huevos producidos con menores requisitos es injusto y condena a la desaparición a buena parte del sector, echando por tierra los esfuerzos realizados en los últimos años, ya que no puede competir en costes con países terceros.

El sector reivindica que en los acuerdos comerciales la UE defienda su modelo y a sus productores. Fijar como condición para abrir su mercado la convergencia de los modelos productivos de las partes es imprescindible para que los respectivos sectores accedan al mercado en igualdad de condiciones. La UE tiene abiertas actualmente, entre otras, las negociaciones con Estados Unidos y MERCOSUR, importantes productores y exportadores de huevos, con modelos regulatorios y costes muy diferentes de los de la UE.


M�s informaci�n sobre avicultura



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.