13/6/2016

Los daños provocados por el mosquito del trigo reducen casi a mitad la cosecha de trigo duro de Sevilla

La alta incidencia de mayetiola destructor, conocida como “mosquito del trigo”, y unas precipitaciones muy poco favorables para el cultivo han afectado gravemente a la presente campaña de cereales de la provincia de Sevilla, donde los rendimientos por hectárea de trigo duro se han reducido en más del cincuenta por ciento. Este cultivo es fundamental en los secanos de la provincia de Sevilla, donde se siembra una de cada tres hectáreas de todo el trigo duro de España.

El responsable técnico de cultivos herbáceos de ASAJA-Sevilla, José Vázquez, ha ofrecido el análisis de superficies y producciones y la situación de mercado en el sector de cereales y oleaginosas en la XXXIII Jornada de Cultivos Herbáceos de ASAJA-Sevilla celebrada el pasado viernes. En la provincia de Sevilla la cosecha vendrá marcada por los daños provocados por el mosquito del trigo, que reducirá en más del 50% los rendimientos de este cereal.

Vázquez ha explicado que la escasa pluviometría en otoño y en invierno afectó al desarrollo del trigo que, unido a la virulencia del ataque del mosquito del trigo ha supuesto que los rendimientos medios del trigo duro sean de 1.500 kilos por hectáreas (3.100 kg/ha en 2015) y que, incluso, en algunas zonas ni siquiera se vaya a recolectar. De este modo, el trigo duro, del que la provincia de Sevilla es la primera productora de España, descenderá de 306.000 toneladas cosechadas en 2015 a 178.500 en 2016 en Sevilla (un 41,7% menor), “un descenso importante si tenemos en cuenta, además, que la superficie en 2016 ha aumentado un 24%, pasando de las 96.000 hectáreas de 2015 a 119.000 hectáreas en 2016”. En Andalucía la superficie ha aumentado de las 232.000 ha de 2015 a 256.000 en 2016 (10,3% más), mientras que la producción regional descenderá de 683.000 a 411.400 toneladas ( 39,8% menor).

La cosecha nacional de trigo duro se reducirá con respecto a los años anteriores y pasará de 850.000 t de 2015 a 709.000 t en España en 2016 (un 16,6% menor) y una parte del trigo no podrá destinarse a sémola por falta de calidad.

Asimismo, las fuertes precipitaciones inusuales en el mes de mayo han deteriorado la calidad en una parte significativa de los trigos más tempranos, que ya se han recolectado, “si bien el resto de la cosecha esperamos que tendrá una calidad aceptable”. Tal como aclaró Vázquez, “esta campaña será fundamental conocer la calidad de la producción, puesto que los trigos de mejor calidad tendrán una apreciación significativa”.

Para el técnico de ASAJA-Sevilla estas circunstancias son más dramáticas cuando en el resto de España la climatología ha sido mucho mejor y la cosecha global de cereales se va a situar por encima de la media del quinquenio, con una estimación de 20.483.000 toneladas (18.666.000 toneladas en 2015).

Respecto al trigo blando, la superficie se ha reducido un 28% en Sevilla (de 71.000 hectáreas en 2015 a 51.000 en 2016) y un 13% en Andalucía (de 147.000 ha en 2015 a 127.000 en 2016), mientras que la producción se ha reducido un 45% en Sevilla (de 242.000 toneladas en 2015 a 133.000 toneladas en 2016) y un 26% en Andalucía (de 462.000 toneladas en 2015 a 343.000 toneladas en 2016).

En cuanto al conjunto de los cereales, según las estimaciones de ASAJA-Sevilla, la apreciación importante de la soja y el maíz en los mercados internacionales, la previsión de realizar inversiones en fondos de materias primas y la recuperación de los precios del petróleo pueden permitir que se produzca una tendencia de precios al alza, que vendrá también condicionada por las cosechas europeas y mundiales y por la climatología futura. En cualquier caso, como se ha señalado en la jornada, los mercados de futuro, de momento, confirman esta tendencia al alza.

Respecto al girasol, como ha explicado José Vázquez, España sigue siendo deficitaria, puesto que nuestra capacidad de molturación supera un 30% la producción previsible para esta campaña. Ha sido el gran beneficiado de las lluvias de mayo y la producción va a ser superior a la campaña pasada, pasando de 119.000 toneladas a 179.000 en 2016 (50% más) y con rendimientos medios en nuestra provincia que podría situarse en 1.400 kilos por hectárea. Respecto a las cotizaciones, siguen siendo estables y en niveles similares a la campaña pasada.

Sobre las incidencias en la presente campaña del mosquito del trigo ha profundizado también el técnico del IFAPA –Centro Rancho de la Merced, Alejandro Castilla, quien ha destacado que “desde el mismo inicio de la campaña se empezaron a detectar los primeros síntomas del mosquito hasta llegar a verse una situación nada parecida a la habitual, ya que esta plaga siempre ha sido una plaga secundaria”.

Los trabajos de la Red de Alerta e Información Fitosanitaria (RAIF) muestran cómo la incidencia del mosquito se ha ido incrementando desde el pasado mes de febrero, fecha desde la que se han podido dar hasta cinco generaciones, y cómo la plaga se ha extendido por Jerez, Córdoba y Sevilla, con más del 70% de plantas afectadas en zonas de la campiña de Utrera-Lebrija y de Carmona-Écija.

Alejandro Castilla ha recomendado a los agricultores distintas estrategias de control que ayuden a evitar la plaga o a erradicarla y ha aconsejado poner en marcha no una, sino varias de ellas, para una mayor efectividad. Entre estas estrategias ha destacado el control biológico y, especialmente, las prácticas de cultivo: rotación de cultivos, enterrar los rastrojos, la quema de rastrojos, la gestión del rebrote y retrasar la fecha de siembra.

Sin embargo, la quema de rastrojos es una medida de control que, según explicó Castilla, no se considera eficaz, y sólo supone un 1% de diferencia cuando no se pone en marcha.

Alejandro Castilla ha explicado que la Consejería de Agricultura está trabajando para la declaración de plaga y el desarrollo de un orden con instrucciones específicas para frenar la misma, mientras que el IFAPA está desarrollando un proyecto específico para testar la eficacia de diferentes estrategias de control.


M�s informaci�n sobre sanidad vegetal



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.