1/9/2015

El Gobierno vasco desarrolla una iniciativa que dejará sin ayudas a las organizaciones agrarias sin mujeres en su dirección

El Estatuto de las Mujeres Agricultoras, que está desarrollando el Parlamento vasco, intentará resolver la discriminación que sufren las mujeres en el sector agrario, sobre todo en lo que se refiere a su reconocimiento profesional y su estimación social, según publica eldiario.es

La discriminación histórica que han sufrido las mujeres tiene un perfecto reflejo en la situación actual de muchas mujeres agricultoras. Aunque se haya dado un aumento en la proporción de mujeres titulares de explotaciones, esta sigue siendo desequilibrada. La proporción de mujeres titulares de explotaciones no se corresponde con el trabajo real que realizan en ellas, ya que en muchas ocasiones se trata de trabajos totalmente invisibilizados. El futuro Estatuto de las Mujeres Agricultoras, que se encuentra en trámite en el Parlamento vasco, intentará promover el acceso de las mujeres agricultoras a la titularidad de las explotaciones y, sobre todo, visibilizar su trabajo.

Otro de los ámbitos de intervención de la ley es el de las personas contratadas en las explotaciones agrícolas, ya que la contratación de mujeres en este sector es bastante menor que la de hombres. En cuanto a la situación de jóvenes baserritarras, siguen produciéndose desigualdades entre sexos, ya que en las explotaciones en manos de jóvenes el porcentaje de mujeres titulares es muy inferior al de hombres. Es preciso, por tanto, “tomar medidas para promover la igualdad efectiva de mujeres y hombres jóvenes y para que las mujeres jóvenes cuenten con oportunidades laborales que les permitan, si así lo desean, permanecer en los entornos rurales y lograr el relevo generacional”, se apunta en el texto.

La participación social y política de las mujeres agricultoras es una de las prioridades del Estatuto. El texto establece que las administraciones agrarias vascas no concederán ayudas ni subvenciones a las asociaciones u organizaciones profesionales, empresariales, sindicales o de otra índole que operen en el ámbito agrario y no tengan una presencia de mujeres en sus órganos de dirección “como mínimo equilibrada”.

En las normas reguladoras de ayudas y subvenciones de las administraciones agrarias vascas también se dará prioridad a la titularidad de las mujeres agricultoras, siempre que ello no esté vedado por normativa comunitaria. Y, además, en las decisiones sobre asignaciones de cuotas, adjudicaciones de terrenos de los Fondos de Suelo Agrario, autorización administrativa de cultivo, y similares, se tendrá en cuenta en primer lugar a las solicitudes de explotaciones cuya titularidad sea de una mujer. Fuente: CAgroalimentarias


M�s informaci�n sobre mujer rural



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.