10/6/2015

Nota de la COAG Andalucía

Jóvenes andaluces exigen a la Consejera de Agricultura prioridad y presupuesto para el relevo generacional

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG Andalucía, organizó ayer ante las puertas de la Consejería de Agricultura una concentración de jóvenes de toda Andalucía, que están a la espera de que se publiquen las órdenes de modernización y de incorporación a la actividad.

Hace ya dos semanas, esta organización denunció públicamente el retraso y la acumulación de borradores por parte de la Consejería de Agricultura, muestra de la inoperancia de los responsables políticos en materia agraria, que tiene a cientos de jóvenes esperando para poder incorporarse, frente a lo que ocurre en otras regiones donde sí hay una verdadera apuesta por el sector y por el relevo generacional. COAG también pidió en el trámite de audiencia al PDR, que se duplicara el presupuesto disponible.

Y es que, como hoy ha recordado el secretario general, Miguel López, con los índices de paro juvenil que tiene Andalucía y el palpable envejecimiento de la población activa en el medio rural, resulta increíble que la administración no agilice los trámites y apueste de verdad por el relevo generacional en este sector estratégico para nuestra comunidad: “Si viniera un empresario ofreciendo mil puestos de trabajo, le pondrían una alfombra roja. Pues apostando por el relevo generacional se pueden crear miles de empleos”

Durante la concentración, han intervenido ocho jóvenes de cada una de las ocho provincias, que han explicado su situación y que previamente han grabado de forma casera un pequeño vídeo explicativo de la campaña #QUIEROSERAGRICULTOR, #QUIEROSERGANADERA, que ya circula por las redes sociales y que se puede ver en el siguiente enlace https://youtu.be/F8AczePtCO8 .

Con esta movilización se ha querido poner en evidencia, una vez más, que las políticas de modernización y de incorporación de jóvenes en Andalucía, siendo estratégicas, se han caracterizado en los últimos tiempos por una gestión inadecuada, con años en los que no se abrió la ventanilla, retrasos en la tramitación, falta de coordinación entre departamentos implicados, reducciones del presupuesto inicialmente destinado a esta medida en el PDR… En 2012, cuando las solicitudes de incorporación crecían un 80% en España, Andalucía no abrió ventanilla. Y en la convocatoria de 2013, de los 600 solicitantes que cumplían los requisitos, inicialmente sólo se atendió a 94, y posteriormente se incrementó el presupuesto, pero apenas se atiende a la mitad. Cientos de jóvenes esperan, desde 2014, que se publique la convocatoria, sin que hayan visto cumplidas sus expectativas.

Esta situación contrasta con lo que ocurre en otras regiones, como es el caso de Castilla y León, que en mayo de 2014 publicó su Orden, con un importante presupuesto. Desde Andalucía se anunciaba que la de nuestra región saldría poco después, con objeto de que los jóvenes pudieran pedir el acceso a la Reserva Nacional. Han transcurrido los meses, la orden andaluza sigue sin publicarse y Castilla y León ya ha sacado la suya de 2015, con lo que los jóvenes andaluces ven con impaciencia cómo los de otras comunidades no solo se han visto apoyados para iniciarse en la actividad, sino que también consiguen acceder a la Reserva Nacional. El plazo para solicitar este acceso coincide con el de las solicitudes PAC, por lo que concluye el 15 de junio. De ahí la necesidad de una publicación inminente para no perder también esta convocatoria.

Vinculada a la primera instalación, por mandato comunitario, es necesario apostar asimismo por la modernización, ya que hay jóvenes recientemente incorporados o que se quieren iniciar en la actividad y necesitan modernizar sus explotaciones para conseguir la viabilidad económica y productiva necesaria. Ambas convocatorias deben salir de forma simultánea.

El relevo generacional es fundamental en una región como la nuestra, donde el sector agrario, con una PFA de más de 10.000 M€, aporta el 20% del PIB y equilibra la balanza comercial con un superávit de más de 3.000 M€. Sin embargo, en estos momentos sólo el 6,1% de las más de 246.000 explotaciones andaluzas está en manos de menores de 35 años, mientras más del 55% de los titulares está por encima de los 55 años, y más del 31% supera los 65.

No podemos olvidar que según Eurostat, por cada agricultor profesional que se incorpora se generan entre 8 y 10 empleos asociados. Además, el apoyo a la incorporación es un incentivo a la iniciativa empresarial, que trae consigo un compromiso de inversión del agricultor que se incorpora, a lo que habría que sumar su aportación a la seguridad social y a la agencia tributaria, por la incorporación de los nuevos cotizantes. Es una oportunidad que Andalucía, con un 65% de paro juvenil, no puede perder.


M�s informaci�n sobre desarrollo rural



Con la excepci�n de las disposiciones legales, est� expresamente prohibida la reproducci�n y redifusi�n sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculaci�n en p�ginas de marcos.