02/03/01

Syngenta renuncia a los ensayos de remolacha azucarera genéticamente modificada

 Según el diario holandés Trouw Daily La Compañía Syngenta ha decidido renunciar a los ensayos de remolacha azucarera OGM en la UE, debido al mal ambiente existente entre los consumidores con este tipo de variedades. La división de remolacha de Syngenta Seeds (Hilleshög) estaba ensayando en la UE variedades de remolacha resistentes al herbicida glufosinato. El portavoz de Syngenta ha declarado que no es realista pensar que la UE vaya a aceptar la remolacha azucarera OGM en los próximos cinco años.

 La remolacha azucarera es un cultivo típico resultado de la mejora genética “clásica” más reciente. La remolacha forrajera, su origen, es un cultivo conocido de siempre en Europa. Sin embargo, las variedades azucareras, ricas en sacarosa, se desarrollaron en la UE en el siglo pasado a raíz de la pérdida de las colonias donde se producía el azúcar “natural” de caña, el único conocido hasta entonces, y de que los investigadores europeos consiguieran mediante manipulación genética de cruzamiento y selección  variedades sacaríferas. Si bien todos los cultivos y animales que alimentan al hombre y al ganado son el resultado de la manipulación genética humana realizada durantes siglos, la remolacha azucarera es en sí misma un invento humano relativamente reciente.

 Por otra parte, el azúcar refinado de consumo, es prácticamente un compuesto químico puro. De hecho es un cristal, al que difícilmente se le pueden detectar trazas de proteína o material genético, sea OGM o no, siendo indistinguible el azúcar procedente de OGM de no OGM en azúcar refinado, sea de remolacha o de caña (de la que también hay ya variedades OGM).

 A partir del año 2.006, fecha en que como pronto, según la opinión del portavoz de Syngenta se aceptarían los OGM en Europa, es precisamente cuando empieza el período de libertad de las importaciones de azúcar de los Países Menos Avanzados (PMA) en la UE, cuya liberalización ha sido aprobada ya por el Consejo de Ministros, lo que es considerado por el sector remolachero europeo poco menos que como una sentencia de muerte a medio plazo. La liberalización de las importaciones de azúcar de estos países será total en el 2.009, y difícilmente sobrevivirá algo del sector remolachero europeo a estas importaciones de azúcar de caña, salvo que cambien de forma radical la estructuras de explotaciones, fábricas, tecnologías etc., y aun así estará por ver que es lo que queda de la remolacha europea para entonces. Si existiera alguna esperanza de futuro para el cultivo en la UE, sería solamente gracias a cambios radicales en estructuras y tecnologías que tienen pocos años para desarrollarse, y a las que nada viene pero que una “moratoria”.

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.