23/11/01

Suiza prohíbe sembrar un campo de trigo OGM de 8 metros cuadrados

 

Suiza, el país de origen de muchas de las grandes empresas de investigación en biotecnología tanto de uso farmacéutico como industrial y agrícola, ha dado de muestras del mas riguroso fundamentalismo antibiotecnología al rechazar la petición del cultivo de una parcela de 8 meros cuadrados de plantas de trigo modificadas genéticamente para ser resistente al hongo de la caries.

 

El rechazo del pequeño campo de ensayo ha sido por parte de Oficina Federal del Medio Ambiente, a pesar del visto bueno de la Comisión Federal de Ética y la Comisión Federal de Seguridad Biológica.

 

El trigo es una planta autógama, que normalmente se fecunda a sí misma, aunque el polen puede pasar plantas muy cercana. Normalmente una distancia de solo un metro con campos colindantes se considera normalmente como suficiente para eliminar la posible polinización cruzada. Además de estar aislado a mucha mas distancia, el campo experimental del Dr. Critofer Sauter, del Instituto de Biología Vegetal (EPFZ) preveía estar aislado por mallas aéreas antipájaro y subterráneas antiroedores.

 

A pesar de todas estas medidas extremas de aislamiento, de la característica del trigo de ser escasamente polinizador, de lo diminuto del campo de ensayo, y de la ausencia de la mas mínima evidencia de que estas plantas transgénicas (y ninguna otra) supongan el más mínimo riesgo para la salud humana o el medio ambiente, se ha denegado el permiso para sembrarlo.

 

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.