10/12/2002

Elevadas sanciones por la presencia de OGM farmacéutico en cultivos alimentarios en EEUU

 

La empresa de biotecnología Prodigene y el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) llegaron a un acuerdo el pasado día 6 sobre el asunto de la aparición de presencia adventicia de maíz OGM modificado para producir tripsina en partidas de soja en Nebraska e Iowa.

 

El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) ha multado a la empresa por un valor de 250.000 dólares por incumplimiento de los protocolos de seguridad. Además el USDA ha reclamado el coste de la compra y destrucción de la producción afectada, estimado en unos 3 millones de dólares.

 

La empresa, que pagará toda la cantidad reclamada, ha declarado que a pesar de este incidente “El futuro de la producción de fármacos en plantas sigue siendo prometedor, ya que el método ha demostrado ser seguro y puede reducir de forma radical los costes de producción y la disponibilidad de medicinas...”, según declaraciones del presidente de ProdiGene, Anthony Laos.

 

El asunto da idea de las extremas medidas de seguridad que se da en este tipo de produciones. Se trata de maíz en soja, algo que necesariamente debe ser una impureza mínima. Además la presencia de tripsina no supone ningún riesgo para la salud humana o animal en el caso de que el grano hubiera pasado a la cadena alimentaria, ni siquiera aunque hubiera estado presente en cantidades muy superiores a las detectadas.

 

Precisamente las empresas de biotecnología de EEUU decidieron hace meses la imposición de no cultivar cultivos OGM productores de substancias de uso farmacéutico (el llamado “pharming”) en las zonas donde se producen en gran medida las mismas plantas de uso alimentario con el fin de minimizar la posibilidad de que se mezclaran productos farmacéuticos con productos alimentarios. Esto afecta de forma principal al maíz OGM farmacéutico que, según esto, no se plantarn en los estados del “Cinturón del maíz” (Corn Belt), como son Iowa y Nebraska.

 

Sin embargo, diversos grupos de los estados afectados por esta moratoria no están conformes con esta medida, ya que desean participar desde el principio del valor añadido de esta nueva tecnología. En este sentido, el senador de Iowa Chuck Grassley, encabeza un grupo de presión contra esta decisión de la industria biotecnológica de autoimponerse una moratoria al “pharming”·en los estados del Corn Belt.

 

http://www.prodigene.com/news_releases/02-12-06_settlement.html

 

 

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.