16/07/01

 Para algunos, los informes de la ONU son solo buenos cuando interesan

 No es ningún secreto que empresas, políticos y grupos de interés utilizan en ocasiones los informes elaborados desde un punto de vista científico por organizaciones o instituciones teóricamente independientes según convenga a sus intereses, esgrimiéndolos cuando coinciden con sus ideas e ignorándolos, cuando no denostándolos, si sucede lo contrario.

 En lo referente al cambio climático, por ejemplo, la referencia principal en la defensa de los argumentos a favor del protocolo de Kyoto, que utilizan los grupos ecologistas son los informes de Naciones Unidas al respecto.

 Sin embargo, Naciones Unidas acaba de hacer público otro informe (El informe de Desarrollo Humano 2.001) en el que se subraya la absoluta necesidad de utilizar todas las tecnologías al alcance de la humanidad, con referencia a especial a la biotecnología y a sus aplicaciones en la agricultura como un arma fundamental para el desarrollo de los países menos avanzados.

 “Los países en desarrollo necesitan estas tecnologías tan pronto como sea posible, y los países Europeos y activistas están obstaculizando su desarrollo” dice Sakiko Fukuda, uno de los autores del informe. Los anti-OGM no tienen mas argumento en contra que unos hipotéticos riesgos para la salud o el medio ambiente de los que no existe evidencia alguna.

 El informe de la UNDP trata también otro asunto que afecta también a las sensibilidades “ecologistas” que es el uso del DDT, el insecticida mas barato y eficaz que existe para combatir la malaria; una enfermedad que no existe en los países desarrollados, donde viven la inmensa mayoría de los ecologistas,  pero que causa miles de muertos en los países más pobres, amenazando a más de 300.000 personas. El informe señala que la malaria está en crecimiento y señala como una de las causas las restricciones a la fabricación y uso del DDT.

 En definitiva este informe hace un llamamiento a considerar que la ciencia es un arma fundamental para el desarrollo de la humanidad y que las posturas basadas en ideas a priori, y especialmente el fundamentalismo en contra  de la ciencia y la tecnología aparte de ser retrógrado a quien más perjudica es a los más desfavorecidos.

 Ni que decir tiene que el informe ha sentado muy mal entre algunas de  las organizaciones autollamadas ecologistas, en especial Greenpeace, que lo han criticado duramente, calificándolo de “ciencia basura” (bad science), de sustentar las falsas promesas de la biotecnología y de ignorar los verdaderos problemas de los países en desarrollo, que están basados en el injusto orden político y económico.

 El informe completo de la UNDP (atención que son 3,3 Mb) está en:

 http://www.undp.org/hdr2001/completenew.pdf


Está más que probado que la mejora genética aplicada a la agricultura es el método agronómico con mayor potencial de cambio y mejora de la misma y, con gran diferencia, la más rentable en conjunto. Las empresas de biotecnología no invierten para ayudar a estos países, sino para ganar el máximo dinero posible. Sin embargo existe también una gran experiencia en el hecho de que la mejora genética, con o sin ánimo de lucro acaba beneficiando a todos, mucho más allá de los costes de su investigación o licencias, pirateo incluido.

La biotecnología la debe pagar el mundo civilizado y aunque sean solo sus salpicaduras harán mucho más por los países en desarrollo que toda las discusiones de la caterva de los que viven de la retórica. 

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.