11/01/99

OGM: Preocupación por las próximas siembras de primavera en Estados Unidos

 

Los principales cultivos de variedades obtenidas mediante ingeniería genética (OGM) son de siembra primaveral (maíz y soja), que aún no se ha realizado en el hemisferio norte, y en Estados Unidos en particular.

 

Dada la actual polémica en torno a los OGM, y sus implicaciones y problemas en la comercialización de sus productos, resulta del máximo interés la respuesta a todo esto de los cultivadores norteamericanos, los mayores cultivadores de OGM del mundo en la próxima campaña de siembra.

 

El cultivo de variedades OGM en Estados Unidos no ha dejado de aumentar en las  últimas campañas y no hay mayor problema para su comercialización en el mercado interior. Sin embargo importantes países compradores de soja norteamericana como la Unión Europea y algunos países asiáticos tienen una moratoria de acto para la importación de determinadas variedades OGM. La segregación de las variedades OGM de las no OGM tiene un obvio coste añadido, y el testaje de la característica de ser o no OGM es difícil y costoso, y en algunos casos poco menos que imposible. En Europa, Asia y Sudamérica ya son varias las compañías y cadenas de supermercados que rechazan los productos OGM.

 

A los agricultores norteamericanos no les preocupa si los OGM presentan riegos para la salud (ya llevan varios años consumiendo los productos OGM y no se sabe que haya pasado nada) sino si el hecho de cultivar OGM les puede afectar en su bolsillo a la hora de vender el grano. A las compañías que producen este tipo de variedades también les debe preocupar lo que ocurra esta próxima campaña, tanto por las ventas de su semilla, como por comprobar la sensibilidad de los productores norteamericanos ante la batalla mediática, científica y legal que existe sobre este asunto.

 

Una sectorial maicera norteamericana la American Corn Growers Association (ACGA) ha advertido a sus socios y los maiceros en general que plantar OGM entraña serios riesgos para su bolsillo y que quien lo decida que se atenga a las consecuencias, otra sectorial, la National Corn Growers Association (NCGA), mayoritaria en el sector, defiende el uso de la biotecnología y de las variedades OGM, pero también entiende que plantar OGM puede entrañar cierto riesgo financiero para los productores.

 

Además la situación de precios y rentas en el campo norteamericano no es nada boyante; la campaña pasada la administración Clinton tuvo que aprobar un paquete de ayuda de emergencia de 8.700 millones de dólares para paliar la crisis de rentas, motivada en su mayor parte por los bajos precios de muchos productos, entre los que se encontraban, y se encuentran, el maíz y la soja, los principales productos con variedades OGM. La situación de estos productos continúa siendo de precios deprimidos, y probablemente se mantenga igual la próxima cosecha.