27/04/01

Nueva batalla legal por el cultivo de OGM en Brasil

A finales de abril se verá  un nuevo capítulo en los tribunales federales de Brasil sobre la batalla legal que se viene llevando desde hace tiempo sobre la posibilidad de cultivar OGM. Recordemos que Brasil es el único gran exportador de soja donde por ley está prohibido la siembra e importación de OGM, aunque bien es verdad que en es sabido que está extendido el cultivo clandestino de soja resistente a glifosato, y que en diversas ocasiones Brasil ha permitido la entrada de maíz OGM, necesario para su importante industria avícola, debido a los problemas que le causa que sus principales suministradores (Argentina y EEUU) siembren un importante porcentaje de maíz OGM.

Curiosamente, a pesar de la prohibición actual, Brasil tiene unas importantes líneas públicas de investigación en  biotecnología, contando, entre otras variedades transgénicas con soja y maíz que producen hormona humana del crecimiento, judías resistentes al mosaico, papayas resistentes a la mancha anular, e incluso soja resistente al glifosato distinta de las tradicionales Roundup Ready de Monsanto.  

La Comisión Nacional de Bioseguridad (CTNBio) es favorable a los OGM y ha aprobado en el pasado la utilización de productos OGM  por entender que no suponen riesgo alguno para la salud o el medio ambiente. Sin embargo, sus decisiones han sido recurridas ante los tribunales por grupos activistas bloqueándolas, debido en parte al escaso poder legal de las decisiones de este organismo, cuyo status jurídico pretende cambiar el Gobierno Federal, lo que podría dar un giro a la situación.

Activistas anti-OGM están tratando de bloquear la posible liberalización del cultivo de OGM, no ya invocando los clásicos argumentos sobre supuestos peligros para la salud y medio ambiente, sino ahora además motivos comerciales, ya que en Europa, uno  de los principales clientes de la soja brasileña, la demanda de productos libres de OGM ha aumentado a raíz de la difusión de la Eurohisteria Alimentaria. Sin embargo, a pesar de la prohibición actual, la soja procedente de Brasil no se puede considerar libre de OGM solo por su procedencia, según reconocen los principales operadores europeos de granos, debido al cultivo clandestino de OGM, que se da especialmente en la zona sur del país.

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.