15/10/02

Nota de Monsanto

 

Los representantes de la cadena alimentaria alemana reconocen la necesidad de los OGM para el mercado

 

En opinión de estos expertos alemanes, la coexistencia de alimentos y métodos de producción convencionales con los genéticamente modificados mejora la libertad de elección del consumidor.

 

Es la primera vez que los comerciantes de la UE solicitan la inclusión de estos organismos en la cadena alimentaria.

 

Madrid, 14 de octubre de 2002.- El grupo "Del  campo a la mesa", formado por las principales asociaciones alemanas que intervienen en la cadena alimentaria, ha reconocido que es necesaria la coexistencia de todos los métodos de producción, incluidos los OGM para asegurar la libertad de elección de los consumidores.

 

De esta forma, según manifestaron durante la celebración de la Conferencia "Biotecnología verde", organizada por el Ministerio de Protección del Consumidor y Agricultura alemán “la coexistencia de métodos de producción de alimentos convencionales y genéticamente modificados es necesaria y posible, ya que así, se mejora la libertad de elección de los consumidores, quienes, además, dispondrán un abanico más amplio de productos”.

 

Por otro lado, este grupo ha manifestado que la inclusión de los organismos modificados y sus métodos de producción a la cadena alimentaria será posible gracias a la transparencia informativa. Así, tras varias reuniones sostenidas desde Diciembre de 2001 y tendiendo en cuenta la opinión de más de 60 expertos, proponen que “las normas que regulen el procesamiento y comercialización de los organismos genéticamente modificados sean claras y practicables”. Además, consideran que la decisión de cultivar estos organismos “debe ir asociada a una norma que permita su coexistencia con el cultivo de organismos convencionales”, e instan a los responsables de diseñar estas políticas a que las nuevas normas “garanticen la confianza del consumidor en el etiquetado y trazabilidad de los organismos genéticamente modificados”.

 

Se trata del primer caso conocido en la UE en el que son los propios comerciantes los que solicitan la inclusión de estos organismos en la cadena alimentaria para garantizar la libertad de elección del consumidor. “Todos los socios de la cadena alimentaria producimos para el mercado, por lo que nos tomamos muy en serio las preocupaciones de los consumidores”, concluyen.

 

 

 

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.