14/05/2003

Nota de Monsanto

 

Según un estudio realizado por la Royal Society

 

Los organismos genéticamente modificados son igual de seguros que los convencionales

 

La Academia Británica de las Ciencias ha analizado varios estudios realizados al respecto y en su informe señala que los OGM autorizados para el consumo humano son tan seguros como los convencionales.

 

Madrid, 12 de Mayo de 2003.- La Academia de las Ciencias Británica ha elaborado un informe sobre la seguridad de los organismos genéticamente modificados destinados al consumo humano en el que se señala que “no existen evidencias científicas por las que se pueda concluir que los OGM son perjudiciales para la salud”. Según informa el Profesor Patrick Bateson, Vicepresidente de la Royal Society, “a lo largo de nuestro año de estudio, no hemos encontrado ninguna evidencia que nos haga creer que los organismos genéticamente modificados pueden causar daños a la salud; de esta forma, si realmente existen pruebas que confirmen lo contrario nos gustaría saber por qué no se han hecho públicos”.

 

Según señala este experto, “durante muchos años se ha informado a la sociedad sobre la escasa seguridad de estos organismos y son muchas las personas a las que las gustaría saber cuáles son las pruebas que respaldan estas afirmaciones. Nosotros hemos examinado los resultados de numerosas investigaciones publicadas y no hemos podido encontrar nada que nos indicara que los organismos genéticamente modificados son en sí mismos, poco seguros”.

 

Para el Profesor Patrick Bateson, el público tiene el derecho de decidir si quiere o no consumir alimentos modificados, así como a acceder a una información sensata con base científica y no como la facilitada por las páginas webs de algunas asociaciones ecologistas en las que sin ningún argumento sólido que justifique sus afirmaciones, se habla de los riesgos de estos organismos y las consecuencias catastróficas de su uso.

 

Como señala Bateson, aún quedan cuestiones importantes que responder acerca del potencial impacto medioambiental, bueno o malo, de los OGM, pero estas deben ser abordadas de una forma objetiva, con la que evitar mensajes infundados sobre las amenazas que los OGM representan para la salud humana.

 

Los informes realizados por la Royal Society también centran su atención en otras áreas relacionadas con la regulación alimentaria que deberían ser tenidas en cuenta para mejorar los alimentos, incluyendo aquellos que contienen restos de organismos genéticamente modificados. En este sentido, Bateson señala que “los consumidores están esperando normativas que les mantengan al corriente de los avances que se vayan sucediendo en este campo”.

 

Sobre la Royal Society

 

Esta institución británica de carácter independiente fue fundada en 1660 y es el máximo órgano representativo de la comunidad científica en Reino Unido. En virtud de su estatus de independencia y de los más de 1300 miembros que la integran, la Royal Society tiene como principal objetivo representar el interés de la ciencia y la tecnología de vanguardia así como sus relaciones con las fuerzas políticas y con la sociedad.

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.