LOS MINISTROS DE FRANCIA Y ESTADOS UNIDOS HABLAN SOBRE ORGANISMOS GENETICAMENTE MODIFICADOS

Los Ministros de Agricultura francés y norteamericano (Glavany y Glickman) han tenido conversaciones para tratar de resolver algunos contenciosos agrarios, particularmente el de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

El problema no es en este caso la autorización o no de la producción de OGMs en Europa, asunto por que la UE se ha decantado por no aprobar nuevas variedades de OGM a la espera de la Directiva que los regule, sino la importación de los mismos, que en cualquier caso está sujeta a la obligación de distinguirlos de los otros productos y a indicar su presencia en los alimentos que los contengan.

En la práctica es muy difícil determinar analíticamente si un maíz o una soja es transgénico o no, y mas aún determinar su presencia en un producto elaborado. Este tipo de legislación europea es visto por Estados Unidos como una barrera no arancelaria a sus exportaciones a Europa.

Este asunto se complica aún mas con la prohibición de la UE de importar carne con hormonas y la amenaza de Estados Unidos de aplicar sanciones si no se levanta el embargo actual.