27/05/2003

Nota del COPA-COGECA

 

Los agricultores y sus cooperativas necesitan direcciones políticas claras en el ámbito de la coexistencia de los cultivos genéticamente modificados, convencionales y ecológicos, han declarado los Presidentes del COPA y del COGECA.

 

Bruselas, 26 de mayo de 2003. Con motivo de la reunión del Consejo de Agricultura en Bruselas, los Presidentes del COPA y del COGECA, Sres. Peter GAEMELKE y Markus H. BORGSTRÖM, se han declarado satisfechos de que por fin se trate la cuestión de la coexistencia de cultivos, genéticamente modificados, convencionales y ecológicos. Efectivamente, la coexistencia es una cuestión con repercusiones directas en la actividad agraria y presupone que todos los productores sean libres de sembrar los cultivos que deseen. Lo que es fundamental es que sigan disponiendo plenamente de esa libertad, han dicho los Presidentes.

 

En opinión del COPA y del COGECA, el desarrollo de los cultivos "GM" debería hacerse de tal manera que se salvaguarden los cultivos convencionales y ecológicos. (La posición política del COPA-COGECA sobre la coexistencia de los cultivos genéticamente modificados, convencionales y ecológicos está a disposición en www.copa-cogeca.be, sección "posiciones", título "OGM").

 

Los productores necesitan seguridad jurídica en el ejercicio de su profesión. En virtud del dictamen formulado el 7 de marzo de 2001 por el Comité Científico de las Plantas, la presencia fortuita de "OGM" es inevitable y deben fijarse umbrales realistas: efectivamente, prometer a los consumidores productos exentos de "OGM" no tiene sentido. De hecho, los productores no pueden atender esa demanda. En cambio, sí que podrán responder a una demanda de productos "sin OGM" definidos por un umbral de presencia fortuita. Varios estudios han demostrado que el sobrecoste generado por la producción en el seno de una cadena guarda una relación directa con el nivel del umbral de presencia accidental o fortuita de OGM determinado para la activación de la obligación de etiquetar. Por consiguiente, la viabilidad económica de una cadena está condicionada al nivel de umbral que se aplique. Fijar un umbral demasiado bajo desembocaría en la exclusión a través del coste, mientras la fijación de un umbral demasiado alto reduciría la confianza del consumidor. Ambas opciones serían inaceptables para los productores y los consumidores.

 

Especialmente por lo relativo a la agricultura ecológica, es necesario fijar umbrales de presencia fortuita y tomar las disposiciones necesarias que permitan en particular, la manipulación y el tratamiento de las semillas, la cosecha, el transporte y el almacenamiento de los productos exentos de organismos genéticamente modificados. El COPA y el COGECA piden insistentemente a la Comisión que haga propuestas que den garantías óptimas a las producciones ecológicas, han declarado los Presidentes del COPA y del COGECA. En caso de presencia fortuita, los productores no deben ser considerados responsables y no podrán imputárseles las pérdidas financieras, si han respetado las normas vigentes.

 

El COPA y el COGECA consideran que corresponde a los poderes públicos, comunitario y nacionales, definir las normas generales relativas al cultivo, a la segregación y al etiquetado, previa consulta con las partes implicadas, de manera que se evite cualquier presencia accidental. Las empresas de producción de semillas son responsables de informar a los agricultores acerca de la aplicación de estas normas relativas a la manipulación de las semillas

OGM así como de la producción y de la segregación. El COPA y el COGECA recuerdan su oposición a que se aplique a los agricultores cualquier sistema de responsabilidad sin culpa, siguieron declarando los Presidentes del COPA y del COGECA.

 

Por otra parte, deben definirse medidas apropiadas, de las que las medidas de gestión agraria son sólo una parte, que permitan gestionar el riesgo de presencia fortuita. También puede ser pertinente prever un sistema de información entre agricultores para conocer los cultivos circundantes.

 

En cuanto al nivel de actuación, nacional y/o comunitario, el COPA y el COGECA piden que se cree un marco comunitario, lo suficientemente flexible para que pueda tener en cuenta las condiciones locales de cultivo, que varían considerablemente en la UE.

 

El COPA y el COGECA insisten en que es indispensable que se aplique un sistema de etiquetado y de control idéntico para todos los productos, incluidos los productos importados. Ese sistema ha de ser fiable y eficaz, para que garantice una competencia equitativa entre la UE y los terceros países.

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.