14/11/02

Los agricultores norteamericanos piden que se abra un litigio en la Organización Mundial del Comercio contra la Unión Europea por los OGM

 

La American Farm Bureau (AFB), el principal sindicato agrario norteamericano, ha solicitado a la administración Bush que presente un contencioso contra la Unión Europea por su política sobre los alimentos obtenidos por ingeniería genética.

 

Para la AFB, la actual moratoria de aprobación de nuevas variedades carece de base científica y legal y  EEUU ha sido ya bastante paciente en cuanto a esperar si la UE daba una salida a esta cuestión.

 

Según el sindicato norteamericano,  todas la evidencias científicas, incluso las comprobadas por las instituciones europeas apoyan la seguridad de los OGM, y las trabas actuales se deben exclusivamente a razones políticas que contradicen los términos de los acuerdos comerciales, por lo que no queda otra salida que el contencioso. La posible próxima presentación de un litigio ante la OMC por esta cuestión ya había sido anunciada hace unos días por el representante del comercio de EEUU, Zoellick.

 

El hecho de que la llamada “moratoria de facto” es un hecho atípico e ilegal ha sido reconocido incluso por las instituciones de la UE. La moratoria consiste en que desde hace varios años existe un parón burocrático a la aprobación de nuevas variedades OGM, dándose el caso de que las variedades OGM aprobadas antes de la moratoria se pueden cultivar y comercializar en la UE, mientras que las que se presentaron a su aprobación con posterioridad no, aunque tengan todos los informes científicos favorables. El asunto nada tiene que ver con la seguridad alimentaria o el medio ambiente, ya que si así fuera todos los OGM estarían prohibidos, sino con la contradicción existente entre posturas políticas y la evidencia científica.

 

Para los EEUU tiene esto importantes consecuencias comerciales. Por ejemplo las importaciones de maíz de España y Portugal del contingente preferencial provienen casi en su totalidad de Argentina y no de EEUU, no porque el maíz argentino sea libre de OGM, que no lo es, sino porque es libre de OGM “modernos” que no entraron en la aprobación de la UE por la aplicación de la “moratoria”.

 

El mantenimiento de la moratoria está motivado por el bloqueo de una serie de países que constituyen una mayoría suficiente que han declarado que no lo levantarán su veto hasta que no se apruebe la normativa de etiquetado y trazabilidad de los OGM, que podría ir en el orden del día del próximo Consejo de la UE de la última semana de noviembre.

 

http://www.fb.org/news/nr/nr2002/nr1112.html

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.