27/11/00

La proteína del Starlink encontrada en otra variedad de maíz

Aventis anunció el pasado día 21 que se han encontrado trazas de la proteína Cry9c en muestras de otra variedad; 8481IT; de la empresa Garst, recolectadas en 1998 en EEUU. Curiosamente no se ha encontrado la proteína en muestras de la misma variedad recolectadas en los años 1999 y 2000. La compañía esta investigando con el gen ha ido a parar a esta variedad aunque muy probablemente se trata de una contaminación adventicia por polinización cruzada.

La Cry9c es una proteína de ciertas cepas naturales de la bacteria Bacillus Thuringenis (Bt), que se ha introducido por métodos de biotecnología en la variedad Starlink como protección contra plagas, y en particular contra el taladro del maíz. Debido al parecido de esta proteína con ciertos alergógenos conocidos, la Agencia del Medio Ambiente (EPA) no autorizó este maíz para consumo humano, sino solamente para consumo animal; en tanto en cuanto no se aclarare si la Cry9c puede producir o no alergias en humanos. La variedad Starlink es la única variedad OGM con estas características y con esta salvedad para su comercialización en EEUU.

El "escándalo" del Starlink saltó hace unas semanas cuando grupos activistas anti-OGM revelaron haber descubierto la proteína en alimentos de consumo humano, fundamentalmente tacos de maíz. El asunto ha provocando un revuelo sin precedentes en toda la industria agroalimentaria norteamericana poniéndose en entredicho de si la cadena de producción/comercialización es capaz de separar los productos según características y destinos, asunto que es importante en el caso de la comercialización de los OGM. La compañía Aventis, en colaboración con el Departamento de Agricultura (USDA), se está haciendo cargo de todo el maíz Starlink de esta campaña para garantizar que no va a consumo humano.

Los mercados de maíz norteamericano, tanto interiores como exteriores, se han visto gravemente perturbados por esta cuestión, según ha reconocido el propio Secretario de Agricultura, Don Glickman. Japón y Corea, los principales importadores exigen fuertes garantías de que el maíz no contiene ni rastro de Starlink.

Sin embargo, en esta semana se podría dar un giro a la situación porque lo cierto es que todo este revuelo se está dando por una proteína de la que no se sabe que haya provocado jamás ningún tipo de alergia, y cuya cautela se debe exclusivamente a las precauciones extremas que se tienen con los alimentos OGM. La EPA ha convocado para el día 28 una audiencia pública para ver si es posible, a la luz de las últimas informaciones disponibles, determinar si la Cry9c presenta o no algún problema para el consumo humano, ante la ausencia de casos conocidos. La EPA emitirá su dictamen a primeros de diciembre.

http://www.epa.gov/scipoly/sap/

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.