27/04/01

La persistencia de la proteína del Starlink en productos transformados es menor de lo que se creía

 Un nuevo informe publicado por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de EEUU sobre el maíz OGM Starlink suministra nuevas informaciones, sobre el potencial de causar alergias, que es la única causa por la que este maíz OGM no está autorizado para su consumo humano en EEUU. El pasado mes de diciembre un panel de expertos independientes juzgó necesarios más datos para evaluar la alergenicidad del Starlink y de forma especial saber la cantidad de la proteína OGM (Cry9c) en los alimentos procesados.

 http://www.epa.gov/pesticides/biopesticides/otherdocs/stlink/stlinkdata.htm

 En aquel momento los métodos analíticos disponibles detectaban bien la proteína en el maíz tal cual, pero no eran válidos para detectarla en sus productos industriales. Un laboratorio privado ha logrado un método más sensible que la tira (strip) de proteína que se usa en granos.

 En el estudio, se examina el contenido de la proteína en productos de la molienda húmeda (wet-milling) y en sus productos; almidón, aceite y sirope de maíz y alcohol, dando como resultado que la proteína no se detecta en estos productos, lo que por lo demás concuerda con la literatura científica existente.

 También se han examinado los productos de la molienda seca (Dry milling) y sus productos; Gritzs (para copos de desayuno), harina y masa. En este caso, la proteína se desnaturaliza en gran parte, pero no se elimina completamente. Sin embargo, los niveles resultantes son muy inferiores a los que la EPA había estimado en principio.

 La EPA está en estos momentos revisando este estudio y solicitando comentarios a los expertos.

 Recordemos que la controversia del Starlink se desató el otoño pasado al denunciar un grupo ecologista la presencia de esta variedad de maíz en tacos de consumo humano. El Starlink estaba aprobado en EEUU para consumo animal, pero no para consumo humano, por existir sospechas, no confirmadas, de que podría causar alergias a ciertas personas. A pesar de que esta posibilidad es remota y de que existen muchas substancias no OGM en la alimentación normal que pueden causar alergias a ciertas personas, sobre las que no se toman este tipo de cautelas extremas (cacacahuete, piel de frutas, cacao etc.), el asunto provocó que los activistas anti-OGM se rasgaran las vestiduras y provocaran un considerable revuelo mediático, que ha costado millones de dólares a agricultores y empresas relacionadas con la producción, comercio y transformación del maíz en EEUU.  

 El nuevo estudio revela que la presencia de la proteína del Starlink en productos transformados es bastante inferior de lo que se creía, por lo que la posibilidad de reacciones alérgicas (suponiendo que esta exista) es menor aún de lo que se podría pensar en principio.

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.