08/07/02

La industria de biotecnología europea califica de inaplicables y decepcionantes las normas sobre los OGM aprobadas por el Parlamento Europeo

 

La industria europea de biotecnología, a través de su organización Europabio, ha calificado las regulaciones sobre el etiquetado y trazabilidad de los OGM aprobadas en el Parlamento Europeo la pasada semana como “desilusionantes para la tecnología verde”, además de ser inaplicables y discriminatorias, reducir la capacidad de elección del consumidor, perturbar el comercio internacional, y todo ello sin aportar nada a la seguridad alimentaria.

 

Sobre la reducción concreta del umbral de presencia adventicia del 1% al 0,5%, se señala también que se trata de límites arbitrarios inaplicables que ignoran la realidad, y que en muchos casos son imposibles de conseguir. Europabio señala la contradicción existente entre estas regulaciones y otras intenciones políticas de la UE como la de ser competitiva en la economía basada en el conocimiento científico  

 

 La American Farm Bureau y otras organizaciones agrarias norteamericanas se han apresurado a denunciar estas normativas como una medida proteccionista de tipo comercial que nada tiene que ver con la seguridad del consumidor o el medio ambiente, y denuncian que traerá un gran coste añadido a las exportaciones norteamericanas a la UE, demandando a la Administración Bush medidas de retorsión comercial si esta propuesta se lleva a cabo (Aún debe pasar por el Consejo de la UE).

 

 

 

 

 

Sobre esta cuestión merece la pena leer un curioso editorial del diario Wall Street Journal del pasado 5 de julio titulado ¿Qué hay en una etiqueta? (What´s in a label?)

 

Una cosa es pedir que los alimentos que contengan trazas detectables de ingredientes OGM sean etiquetadas como tal, pero el que los puristas demanden que también se etiqueten los productos sin trazas detectables para indicar que también son lo que los radicales llaman “frankenfoods” parece ir demasiado lejos.

 

Esto no es una cuestión hipotética, sino lo que acaba de aprobar el Parlamento Europeo en unas normativas sobre etiquetado y trazabilidad de los OGM….Se alude para justificar todo esto el derecho a elegir del consumidor…pero más que algo destinado a proteger al consumidor parece más una píldora envenenada cuyo fin es dejar a los OGM fuera del mercado. En cuanto a los umbrales de presencia adventicia, se ha aprobado rebajarlo a un arbitrario 0,5%. Este requerimiento es de un orden de magnitud mucho más estricto que el considerado para los alimentos “bio”, ya que alimentos con un 5% de productos no bio pueden ser denominados “bio” en la UE, de acuerdo con la normativa europea.

 

Ya que no existe evidencia creíble de que los OGM supongan peligro alguno para la salud, hay que pensar que estos requerimientos draconianos están destinados a incrementar costos, y burocracia en todo lo que esté relacionado con los OGM…. Otra cosa sería un régimen razonable de etiquetado que incluya la presencia de OGM en determinadas cantidades significativas en lugar de poner una señal que el consumidor pueda interpretar como de vergüenza o de peligro. Pero los abogados del etiquetado no están interesados en un régimen razonable, sino en echar los OGM del mercado.

 

..Los Estados Miembros de la UE todavía deben decidir si es una buena idea combatir el desarrollo de la tecnología en agricultura aceptando el paquete de mentiras de los radicales. Sus propios agricultores pueden necesitar esta misma tecnología para competir en los mercados internacionales, particularmente cuando Europa no pueda permitirse el lujo de una agricultura pródiga en subsidios.

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.