02/09/02

La UE tiene que salir al paso en el asunto de los OGM y la ayuda alimentaria al sur de África

 

La UE ha tenido que dar una explicación ante los países africanos afectados por una grave crisis alimentaria en relación con la aceptación o no de maíz OGM como ayuda alimentaria. Los ministros de salud de Lesotho, Malawi, Swazilandia, Zambia y Zimbabwe mantuvieron a finales de agosto una reunión en Harare (Zimbawe) con miembros de la Comisión Europea para tratar de la ayuda alimentaria, y en particular de la aceptación de maíz OGM. La UE, como principal bloque comercial cuya política es restrictiva sobre los OGM ha tenido que intervenir ante la crisis humana desatada por algunos gobiernos de estos países por su negativa a aceptar ayuda alimentaria que pueda contener OGM, dando una sin duda difícil explicación a estos países de porqué tienen que admitir el maíz EEUU que no puede entrar en la UE.

 

Los Estados Unidos han ofrecido ayuda humanitaria a la zona consistente en maíz, un alimento básico en estos países. El maíz ofrecido no está certificado como libre de OGM, pero en todo caso se trata de un maíz autorizado para el consumo tanto en Estados Unidos como en otros países como Canadá o Japón. Algunos de los países receptores se han negado a aceptar el maíz norteamericano a pesar de su gran necesidad de ayuda alimentaria, teniendo como principal base para su negativa la postura de rechazo de la UE. El maíz ofrecido por EEUU supone el 50% de la ayuda alimentaria requerida.

 

La Comisión Europea ha emitió un comunicado el 23 de agosto declarando que toda ayuda alimentaria a la zona es bienvenida, incluyendo al maíz norteamericano, y que los países beneficiarios deben realizar decisiones informadas. “El Comisario de salud de la UE, David Byrne, ha declarado numerosas ocasiones que no existe razón alguna para pensar que los OGM suponen de forma inherente riesgo alguno para la seguridad alimentaria y que los científicos europeos han determinado que el maíz OGM es tan saludable como su equivalente convencional”, dice el comunicado de la Comisión Europea. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha comunicado por su parte a los países receptores que el maíz OGM es según sus datos tan saludable como pueda ser el maíz convencional.

 

Por otra parte, la UE ha anunciado que concederá ayudas a la zona por valor de 150 millones de Euros, equivalentes a 300.000 Tm de maíz que se tratan de comprar en los países limítrofes de la región en la medida de lo posible.

 

La UE rechaza por motivos políticos y en contra de sus propios informes científicos sobre seguridad alimentaria, todos los OGM cuya aprobación fue solicitada después de la “moratoria de facto”, que en la práctica es un parón burocrático sin base legal. En la UE, no obstante, se cultivan y se importan OGM aprobados antes de esta moratoria. La certificación de un producto como libre de OGM proviniendo de un país donde se cultivan normalmente, como es el caso de EEUU, es una exigencia que encarece el producto de forma muy importante, del orden de 2 pts/Kg, algo que solo pueden permitirse determinados productos con destino a consumidores de elevado poder adquisitivo que valoren esta característica, lo que no debería ser el caso de la ayuda alimentaria en situaciones de emergencia.

 

La UE importa de forma prácticamente exclusiva maíz argentino y no norteamericano debido al problema de los OGM, pero no es porque el argentino no tenga OGM, que lo tiene, sino porque en Argentina se trata de OGM autorizados en la UE por ser de variedades de aprobación anterior a la "moratoria". Se da el caso que el principal destino en la UE de las importaciones de maíz de países terceros es España, país donde se cultiva de forma comercial maíz OGM.

 

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.