12/09/00

Nota de la Fundación Antama

La Fundación Antama apuesta por la transparencia y la información en la evaluación y control sanitario de los transgénicos

 La Fundación Antama, que tiene entre sus objetivos y divulgar los aspectos más relevantes de la Biotecnología aplicada a la producción agrícola, considera que los consumidores tienen derecho a recibir una información transparente y veraz en el proceso de evaluación de los alimentos procedentes de organismos modificados genéticamente.

Madrid, 8 de septiembre de 2000.  La Fundación Antama es una entidad sin ánimo de lucro cuyo objetivo prioritario es ofrecer a los consumidores españoles una información clara y veraz acerca de los aspectos más relevantes relacionados con los organismos modificados genéticamente.

 Teniendo en cuenta que uno de los aspectos que más preocupa al público en los últimos años es el proceso y control de los alimentos que consume, hemos creído oportuno analizar este aspecto en lo que se refiere a los nuevos alimentos procedentes de las modernas técnicas de ingeniería genética.

 Este es el objetivo fundamental del Seminario Sobre Evaluación de Alimentos Procedentes de Variedades Genéticamente Modificadas, organizado hoy por Antama y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica  de Madrid.

 Los expertos que han participado en esta jornada son D. Francisco García Olmedo, director del Departamento de Biotecnología de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos, el doctor Bevan Moseley, presidente del EC Scientific Comittee on Food de la Comisión Europea  y D. Andreu Palou, catedrático de la Universitad de las Islas Baleares y también miembro del Scientific Comittee on Food. El encuentro finalizó con una mesa redonda moderada por Rafael Urrialde, director de Salud de la Unión de Consumidores de España (UCE).

 A la jornada asistieron miembros de asociaciones de consumidores, representantes de empresas del sector agroalimantario, sindicatos agrarios, científicos e investigadores y técnicos y altos cargos de la Administración Pública.

  

Fragmentos de la ponencia del profesor Bevan Mosley

Director del Comité Científico de Evaluación Alimentaria de la Comisión Europea

“Evaluación sobre la seguridad de nuevos alimentos en la Unión Europea”

 "Las compañías que deseen solicitar permiso para comercializar un producto modificado genéticament (OMG) en Europa deben presentar un dossier informativo en primer lugar a la autoridad competente del  país donde intentan comercializarlo. Esta decisión es comunicada a las autoridades competentes de los otros 14 países de la Unión Europea , que tienen 60 días para decir si están en acuerdo o desacuerdo con la evaluación original”.

    “El alimento o los ingredientes alimentarios derivados del OGM deberán ser considerados tan seguros o más seguros que sus homólogos tradicionales, antes de ser recomendados como seguros por el Comité Científico de Alimentos”.

    “El concepto de equivalencia sustancial  fue introducido por la OCDE al referirse a los alimentos producidos por la biotecnología moderna, y significa que los organismos existentes usados como alimentos o fuentes alimenticias pueden servir de base de comparación para evaluar la seguridad para el consumo humano de un alimento o componente alimentario que ha sido modificado. Si el nuevo alimento es sustancialmente equivalente a otro, puede ser tratado de la misma manera respecto a la seguridad”.

    “Según la legislación europea el etiquetado de los transgénicos no es requerido cuando el nivel de organismos modificados genéticamente es inferior al umbral, fijado hasta la fecha en el 1%, o cuando el producto final no contienen ningún rastro de proteínas o ADN”.

    “Muchos centenares de millones de consumidores alrededor del mundo han comido, a sabiendas o no, alimentos que han sido modificados genéticamente o que contienen ingredientes derivados de ellos, sin que haya informes de enfermedades derivadas de dicho consumo. Esto puede ser un testimonio del riguroso proceso de regulación por la evaluación de la seguridad de estos alimentos”.

 

Fragmentos de la ponencia de D. Francisco García Olmedo

Director del Departamento de Biotecnología de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos

“Hechos, mitos y fantasmas sobre el riesgo alimentario”

“Resulta en un principio paradójico que justo cuando la Humanidad ha alcanzado su máximo nivel de seguridad e higiene alimentaria también lo haya hecho el de su temor a los alimentos, el de la sensación de que al alimentarnos incurrimos en riesgos considerables”.

      “Es bien conocido que existe una gran discrepancia entre el riesgo objetivo y el percibido. Así, por ejemplo, el alcohol es uno de los primeros causantes de muerte en nuestra sociedad, mientras que no se ha podido imputar con fundamento una sola muerte a los conservantes. Sin embargo, el público subestima notablemente la importancia del primer factor de riesgo y sobreestima con desmesura la del segundo”.

  “El mito de lo natural triunfa en la sociedad contemporánea hasta extremos en verdad ridículos, hay incluso tiendas que venden muebles naturales. Natural no es sinónimo de inocuo, ni artificial lo es de peligroso”.

  “Ninguno de los alimentos que consumimos son naturales. De hecho, éstos proceden de especies domesticadas de plantas y animales que son prácticamente incapaces de vivir en vida libre, de sobrevivir a la Naturaleza. Hay que añadir que es afortunado que no sean naturales porque, en el proceso de profunda alteración genética que supuso la domesticación, ya se les eliminaron las sustancias tóxicas más notables”.

  “Los productos transgénicos se aceptan en el área biomédica sin grandes reparos, lo que no es de extrañar porque en medicina están mejor asumidos los conceptos de necesidad, beneficio y riesgo. En cambio, con respecto a la vertiente agroalimentaria de esta tecnología existe un rechazo manifiesto y una considerable confusión”.

  “La aprobación de las aplicaciones biotecnológicas se hace caso por caso, según procedimientos cuyo rigor no tiene precedentes en la historia de la innovación científica y técnica. Estos procedimientos tienen en cuenta todas las causas imaginables de riesgo, lo que no quiere decir que garanticen el riesgo nulo”.

  “Si se aplicaran los mismos criterios que a los transgénicos al resto de los productos presentes en el supermercado o en la farmacia, habría que vaciar sus estanterías”.

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.